•  |
  •  |

Periodista Salud, Misión y Visión

Existen muchos factores que causan obesidad infantil, el primero y el más importante es la ignorancia.
Según el pediatra gastroenterólogo, Milton Mejía entrevistado en el programa de TV, Salud, Misión y Visión, tristemente las mamás suelen ser las culpables de que sus hijos tengan sobrepeso y diabetes, ya que no saben acerca de su nutrición y les dan comidas altas en azúcar, grasa y calorías.
La mayoría de los padres tienen un concepto equivocado que privar a sus hijos de postres y dulces es cruel y los hará infeliz. Lo que no toman en cuenta es que cuando ese niño crezca y tenga sobrepeso será infeliz y tendrá problemas de autoestima.
Hágase este autoexamen: ¿Qué es mejor, para mi hijo, unos cuantos berrinches hoy, o un adulto deprimido y enfermo mañana?
El especialista explicó que existen dos reglas doradas para ayudar a un menor de edad a adelgazar sin ponerlo a dieta: Primero, el niño (a) solo debe beber agua pura. Nada de jugos, ni gaseosas ya que estos tienen mucha azúcar y calorías innecesarias que se acumulan como grasa.
Segundo, nada de cereales. El cereal es altísimo en carbohidratos y azúcar; está demostrado que niños que desayunan proteínas como el yogurt o el huevo tienden a ser más delgados y tener más energía que los niños que solo desayunan cereales.
Otro factor importante para que un niño caiga en la obesidad, es el tiempo que pasan frente al televisor o el computador, que haciendo ejercicio u otras actividades.
Según el doctor Mejía, desde la gestación es importante seguir paso a paso variables como la correcta alimentación de la madre y la ganancia de peso del bebé, pues se ha demostrado que el bajo peso de los niños al nacer, indica que estos podrían tener alteraciones hormonales futuras.
Además, se deben identificar los antecedentes familiares pues también se ha demostrado que un niño puede padecer obesidad si sus padres son víctimas de este mal. Si solo uno de los padres tiene la condición, existen probabilidades del 25 al 50% que la enfermedad se extienda a sus hijos; de ser ambos, se habla de un 75% de probabilidades, indicó el experto.
Factores de riesgo
La Organización Panamericana de la Salud, OPS, recomienda que un niño menor de dos años no vea televisión muchas horas, ya que existe una relación importante entre la inactividad física y la obesidad. A esto se suma, que mientras ellos ven televisión o están frente al computador o a los videojuegos consumen alimentos de alta densidad energética, como productos de paquete, gaseosas y golosinas en general.
El doctor Mejía dijo que tampoco se puede pretender que los niños coman una cantidad de alimento similar a la de un adulto. “Las mamás caen en el error de servirles como si fueran personas mayores, y esto los fuerza a comer más de lo que deben”.
Cómo diagnosticar si tengo un hijo obeso
“Los especialistas nos basamos en parámetros de la Organización Mundial de la Salud, OMS. Hay que tener en cuenta que conforme el niño gana cierta cantidad de peso, asimismo se debe ver reflejado en su crecimiento”, afirmó el pediatra.
Cuando los niños tienen un abdomen prominente o abultado, o cuando las niñas de siete u ocho años desarrollan senos pequeños, son señales de alarma, pues, en el último caso, se debe tener en cuenta que la obesidad está relacionada con el desarrollo temprano.
Uno de los mejores parámetros para valorar el sobrepeso u obesidad, es el índice de masa corporal. El (IMC) es una proporción entre el peso y la talla y se puede calcular con la siguiente fórmula:

Peso/Talla2 (Kg/mts2)

Si obtiene un resultado entre 25 y 29.99 kg/ mts2, debe consultar a su médico. Si obtiene un resultado mayor de 30, es imperativa la intervención médica.
El especialista explicó que los padres deben buscar ayuda inmediata si notan que sus hijos tienen sobrepeso, pues la obesidad infantil hace que la esperanza de vida disminuya y provocará que se reduzca la media en las expectativas de vida, actualmente fijadas sobre los 84 años para las mujeres y los 76 para los hombres.
Para el profesional, a partir del primer año de vida, e incluso antes, se tendría que hacer una labor formativa con los padres para intentar que las dietas sean lo más equilibradas y menos calóricas posibles, que incorporen frutas, verduras, en cantidades justas, y que eviten los excesos de grasas.

TOME NOTA
Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud, Más de 42 millones de niños menores de cinco años son obesos o tienen sobrepeso, y esta tendencia en todo el mundo está aumentando, debido, en gran parte, al bombardeo constante de publicidad de los productos poco saludables dirigida a los niños.
Aprenda a controlar el peso de los niños, a través del programa de TV, SALUD, MISIÓN Y VISIÓN mañana sábado de 2 a 3 de la tarde por TN8, y conozca quién es el próximo gordito eliminado del Concurso Perdiendo y Ganando.