•  |
  •  |

Todo sucedió el domingo 24 de abril, para los cristianos Domingo de Resurrección, para un grupo de jóvenes skater era más que eso, se trataba de la fecha acordada para la realización del “The Battle of the virus/ Skater Álvaro Romero In Memoriam”, un torneo de deportistas extremos amantes de los saltos y piruetas sobre patinetas.

Comenzó desde tempranas horas de la mañana y concluyó al caer la tarde, contando con la participación de decenas de jóvenes quienes eligieron ese escenario para cerrar con broche de oro la Semana Santa. Entre ellos estaba César Pérez Jiménez, el organizador de este evento, quien hizo un alto a su exhibición para explicar la razón de ser de la competencia.

“En la práctica somos deportistas extremos que hemos desarrollado este deporte, con la finalidad de incentivar la no delincuencia y despertar el interés en los jóvenes”, manifestó el joven que asumió el rol de organizador, motivado por una causa mayor: rendir homenaje a Álvaro Romero (qepd), quien falleció víctima de las pandillas.

“Por eso queremos decir sí al deporte y no a la delincuencia”. Hacer conciencia a los jóvenes que no podemos seguir matándonos nosotros, sobre todo a los jóvenes que están en las pandillas y hacen que perdamos personas amadas a nuestro alrededor”, expresó.

Según César, este deporte lo practican jóvenes de todas las edades y nivel académico. Hay estudiantes y licenciados. Él, por ejemplo, resumió su currículo. “Soy Licenciado en Historia con mención en Arqueología, tengo licenciatura en Derecho y un postgrado en Formulación de Proyectos en la UPOLI”, dijo, haciendo énfasis en el estigma que carga por su look, el cual es asociado a la vagancia, aunque no tengan relación.

Desde hace ocho años comenzó a practicar este deporte extremo, inspirado en los programas de ese perfil. Inició él y un grupo de amigos, entre ellos Álvaro (qepd)  a quien le dedicaron la competencia. Desde ese entonces hasta hoy han formado grupos organizados, según César, quienes comparten la misma pasión por el skateboarding.

Formando el futuro de la nación

A la competencia asistió el padre del homenajeado, Álvaro Antonio Romero Castillo, quien asegura haber apoyado a su hijo desde el inicio en este deporte extremo.
Precisamente ese 24 de abril sería su cumpleaños y lo celebraron en esa cancha, viendo como sus compañeros continuaban su legado.

Como padre le parece bien que ocupen su tiempo en deportes y no en otras cosas. “Ellos son muchachos sanos”.

Sus ojos se nublan y su voz se quiebra, sólo le preocupa dejar claro que el deporte es un buen motivo para mantenerse al margen de la vagancia. Él lo vio en su hijo y lo ve en esos jóvenes que ocupan su tiempo en perfeccionar su estilo. Siempre supo que ese deporte no le daría de comer a su hijo, pero lo mantenía entretenido en algo sano, por eso él como padre se involucró brindándole su apoyo.

Cree que fue la mejor decisión de su hijo, y apoyarlo, también fue una gran elección para él. Su vástago murió hace dos años, víctima de las pandillas, dejó una niña que hoy tiene tres años de edad, Ana Isabel Romero Prado.

Los jóvenes que comenzaron a practicar skateboarding con él, se han organizado en grupos y continúan buscando espacios para desarrollarse.

Ellos agradecerían al Gobierno les crearan las condiciones para continuar mejorando sus saltos y trucos, mientras buscan parques y canchas para no abandonar su hobbie.

 

Sobre el evento
“The Battle of the virus/ Skater Álvaro Romero In Memoriam, se realizó el domingo 24 de abril en la cancha del Ciprés, donde se premiaron a los competidores por su trayectoria y desempeño.