•  |
  •  |

Ya llegó la hora de empezar con los autobronceadores y los toques de color, si no tomas el sol, hará que parezca que sí. Hoy te cuento algunos trucos para conseguirlo:

Para el rostro:
* Lo primero que necesitas es un buen polvo bronceador. Encuentra el tuyo.

* A continuación debes hacerte con una brocha para aplicarlo. Para mí la mejor es la gruesa, redondeada y no deja que el producto se acumule.

* Usa un colorete en crema rosa, solo en el pómulo, justo antes de aplicar el polvo bronceador, verás cómo queda mucho más natural y tienes mejor aspecto.

* Aplica el polvo en las zonas donde normalmente te sueles poner morena: en la frente, las mejillas, en la nariz y la barbilla. Eso sí, no te olvides del cuello. Y no te pases, usa poco producto. Si eres muy blanquita, date un toque nada más o el resto del cuerpo parecerá muy blanco y se notará que llevas polvo bronceador ¡y no es lo que buscamos!