•  |
  •  |

El poder de curar ha sido siempre el brazo de la magia. Sus límites no están claros porque el gesto más sencillo de amor o de simpatía, una simple palmadita en la espalda, implica un intercambio de energía que fortalece sobre todo al más débil. Dicho de otra manera, cuando una madre acuna a su hijo enfermo está transmitiéndole su propia energía sin saberlo.

Si conociera su poder y lo utilizara de forma voluntaria, el bebé sanaría más rápidamente; entonces estaría usando la magia de la salud. La verdadera raíz del poder curativo reside como en toda magia, en el amor que tú sientas hacia aquello que está enfermo y también en el deseo sincero de tenerlo.

Nunca debes de practicar magia para alguien sin consultárselo antes. Puede ser contraproducente para la persona en cuestión y empeorar la situación o como mal menor, provocar algún otro enfado. En la magia de la salud no es preciso pedir consentimiento de las piedras; si el enfermo para el que vas a trabajar está de acuerdo, no necesitas nada más que tu  buen hacer. Y otra cosa; como en el amor, la magia no hace todo. Si te sientes mal, no creas que la magia sola puede sanarte; ve al médico y sigue al pie de la letra sus instrucciones. Si ves que puedes ayudarte con un poco de magia, adelante.

La naturaleza tu aliada
No te rindas. No enfermaste o no enfermó en un día, pues no vas a sanar en un día. La magia curativa es un proceso lento que debe repetirse una y otra vez hasta que la persona se considera sanada. La naturaleza será tu aliada. Si lo que quieres es que desaparezca una enfermedad, trabaja cuando la fase lunar está más cerca de la luna nueva. Es decir comienza con la luna llena y termina casi sin luna.

Para aliviar un trastorno el proceso será distinto; comenzando durante la fase de luna creciente obtendrás tu mayor poder curativo al alcanzar la luna llena. De forma parecida a las fases lunares, los planetas también nos acompañan en la curación de la enfermedad. El planeta más usado para que desaparezca el mal es Saturno (también ayuda a cortar lazos de relaciones amorosas no queridas); el Sol, sin embargo, es el más requerido gracias a su fuerza y a su enorme poder curativo. También tenemos a Marte; no hay otro como él para atacar la enfermedad de raíz.

Colores de la salud
Los colores de la salud son: verde: para curas en general, azul: para sanar el espíritu, púrpura; para sanar el cuerpo. Verde oscuro: para regenerarse, amarillo: para tener éxito en la curación, dorado: para captar la energía del sol.

Negro, para hacer que una enfermedad se esfume.

La ayuda de los elementos es inestimable en este tipo de magia; el aire se lleva lejos la sensación  de estar enfermo y ofrece energía curativa al paciente. El fuego consume la enfermedad y purifica el cuerpo y el espíritu; el agua limpia por dentro y por fuera y es capaz de transformar la energía negativa en positiva; la tierra estabiliza la condición del enfermo y levanta una barrera entre éste y cualquier tipo de energía.

TOME NOTA:
*Notas de estudio de PENÉLOPE.  Parapsicóloga. Interpreta las cartas tarot y la de los ángeles, consejería personal en tus problemas laborales, de negocios y sentimentales. Limpia tu aura de malas vibras. Técnicas para afianzar  el control mental y mejorar tu calidad de vida. Consultas de lunes a sábado de 9 a.m. a 6 p.m. Previa cita. Tels.: 22897207 / 89380153. Managua.