•  |
  •  |

Hoy en día es común que las grandes estéticas nos ofrezcan maravillosas técnicas de depilación, atendiendo lo que hemos convertido en una imperiosa necesidad: deshacernos de los “horrorosos” vellos que nos crecen en las piernas, brazos y axilas, pero han ido más allá, y nos ofrecen trabajar el área del bikini, haciendo alusión a nuestros genitales.
Al respecto, la ginecóloga Vilma Noelia Martínez Castro nos hizo una génesis en la  que comparte que en cuanto a por qué se da el crecimiento del vello púbico “no existe una respuesta definitiva, aunque la  teoría más difundida es la que lo relaciona con las feromonas –los aromas que el cuerpo produce y que para ciertas personas pueden ser un estimulante sexual–”.
Asimismo, la doctora comentó que existe la tendencia a creer que los vellos ayudan ha disminuir las infecciones vaginales, sin embargo, “esto es controversial ya que existen estudios que revelan que el recorte de éstos disminuye las mismas”.
“No sé cuánto está difundida la práctica de cortar o recortar la vellosidad, pero es popular entre las mujeres en algunos segmentos de la sociedad. Lo que debo decir es que no es nada nuevo; porque mujeres de muchas sociedades y culturas en el pasado lo han hecho atendiendo ciertas normas y costumbres culturales”, acotó.
En cuanto a lo de la cultura, afirmó que algunos grupos consideraron el vello púbico totalmente inaceptable en las mujeres, o en ambos pero hoy en día  no hay un lugar en este planeta donde por lo menos alguna porción de la población femenina nativa no haya recortado o quitado su vello genital.


¿Por qué se originó la idea de depilar los genitales?
Ante esta interrogante, la doctora dijo que la razón probable por la cual tantas sociedades adoptaron la práctica es la higiene personal.
“Hay que ser claros en que una mujer con el vello púbico no está enferma o sucia, pero su remoción hace a menudo la higiene personal más fácil. Digo esto porque los fluidos naturales que el cuerpo de una mujer produce pueden acumularse en el vello, especialmente sangre menstrual, y en honor a la verdad es algo sumamente desagradable”, dijo la ginecoobstetra.
Por otro lado, la especialista no dejó de resaltar que puede haber muchos beneficios sexuales al recortar el propio vello púbico, aún cuando uno no lo quite en su totalidad.
“El vello púbico cuando es largo y espeso puede disimular completamente los órganos genitales de la mujer y puede crear una barrera entre ella y sus órganos. La mujer que recorta o afeita su vello púbico advierte más sus genitales y su sexualidad. Como resultado tenemos mayor toma de conciencia y que conocen bien su anatomía y aprenden a gustar y apreciar más esta área”, confirmó.
Sin embargo, la doctora dijo que hay cierto desconocimiento en cuanto a cómo debemos asear esta área. Así, indicó que la mayoría no estamos al tanto de que el hecho de afeitar totalmente esta región nos predispone a padecer foliculitis, que es la irritación del folículo, definido como la parte de la piel en la que crece el vello. Cuando lo rasuramos, el folículo queda libre y expuesto a que cualquier bacteria lo infeste, y podemos presentar una especie de espinilla indurada en la región, lo cual requerirá que nos mediquen con antibióticos.
“Para evitar esta situación, lo mejor es no afeitar el área genital, pues lo ideal es realizar recortes del vello púbico o recurrir al moderno método del láser”, acotó.
En cuanto a la limpieza del área genital, la doctora Martínez dijo que deben realizarse baños con jabones de Ph ácido a nivel genital, utilizar calzones de algodón, no usar cloro, detergente o suavitel para lavar la ropa interior, no usar protectores diarios y si se hace hay que cambiarlos cada tres horas, sin olvidar que debemos mantener limpias las manos y procurar una  buena higiene bucal antes del acto sexual.

 

Así que a cuidar nuestra zona “sagrada”.

Recuerden enviar dudas o sugerencias de temas a lsevilla@elnuevodiario.com.ni

TOME NOTA La doctora Vilma Noelia Martínez Castro, especialista en ginecología y obstetricia. Colpocopista y ultrasonografista, atiende en el Hospital Salud Integral, de 2:00 a 6:00 de la tarde. Teléfono. 2251-2030, ext. 123.