•  |
  •  |

Aquí continúa la ráfaga de balazos de esta semana, porque les contamos que Lindsay Lohan sigue con su ristra de problemas con la ley. Esta vez, aparentemente tuvo un pequeño inconveniente con su tobillera que monitorea su arresto domiciliario, y fue visitada por agentes de libertad condicional.

De acuerdo con Los Ángeles Times, la actriz se encontraba en casa viendo televisión y leyendo guiones, cuando fue visitada por oficiales, porque el dispositivo que trae en el tobillo se había desactivado. ¿¿¿Se había desactivado??? Sí, leyeron bien, así dicen que fue. ¡Mmm! 

Lo que sospecho es que ya andaba de traviesa queriéndose sacar el ‘estorbo’ ese que le controla hasta los malos pensamientos…

Y es que la cárcel domiciliar permite a la actriz entrar en su casa y estar en las zonas exteriores de su propiedad.

El representante de Lindsay dijo que la visita fue parte de un procedimiento estándar de los equipos de supervisión. A ver, pónganse de acuerdo: ¿fue un procedimiento de supervisión o llegaron a revisar la tobillera de LiLo que se había desactivado? ¿Qué creen ustedes queridos educandos?