•  |
  •  |

El amor y el odio son dos sentimientos que no se pueden definir solo con la razón, porque estos se manifiestan en nuestra conciencia y mente según la práctica que tengamos y no de lo mucho que podamos investigar y concluir.
De los animales y otros seres no podemos decir que tengan amor u odio, pensamos que ellos responden a estímulos por medio de los sentidos ordinarios u otros imperceptibles para nosotros.

El amor es armonía, es dialéctico, tiene grados y evoluciona. No solo existe activo en la naturaleza y el Universo sino que se encuentra en todo lo macro y lo micro, a nuestro modo de percibir, en los seres humanos.

También es darse su lugar y someterse. Los astros de nuestro sistema, al menos, cada uno guarda su lugar y están sumisos a la gravedad del Sol y a la interacción con los otros planetas y partículas celestes.

Este carrusel de armonía es hermoso, grandioso, proyecta amor y respeto. Las plantas y los animales tienen su jerarquía, espacio, temporalidad, cadena alimentaria invariable y sus interrelaciones, capacidad de sobrevivencia y defensa, los hace hermosos, saludables, se reproducen, perpetrando las especies en una sinfonía de amor y evolución.

Los humanos somos más evolucionados pero mucho más complejos, pues tenemos una capacidad de discriminación ante las situaciones más variables y la diversidad hace la competencia, marca diferencias y no solo somete el territorio, sino las ideas, recursos, poder y ocupa estrategias perversas como el engaño, la codicia, el poder desmedido y la lujuria. Por otro lado, es capaz también de hacer lo contrario, a practicar la verdad, ser humilde, pulcro, honesto, tolerante y generoso. Esa ambivalencia hace que sea controvertido, dialéctico y que tenga dos polos: amor y odio. Las corrientes filosóficas, religiones,  poetas y otros tipos de artistas tratan de definir esos sentimientos según ópticas interesantes, pero al final, todo se vuelve un enigma, algo difícil no solo de explicar sino hasta de comprender.

Lo más hermoso que se puede expresar casi siempre, es que el amor es armonía, haciendo referencia a un sentimiento de orden, justicia, equilibrio. Otro concepto no menos confortante es decir que Dios es Amor, resumiendo en esto todo lo creado o existente y nuestra relación con Dios mismo y lo creado. Se relaciona este concepto también con Dios como Padre y como tal con esa figura social o familiar, establece nuestro origen y unión filial.

El amor pasional
Por supuesto, que el otro gran símbolo del amor es el pasional o de pareja. Este amor tiene un  componente biológico hormonal y así está diseñado para la atracción, reproducción y perpetración de la especie. Sin embargo, está adornado de elementos encantadores como la atracción física, mental y espiritual.

Solo el afectado por este tipo de amor puede sentir, ver y expresar de alguna manera lo que siente, aunque los otros vean todo lo contrario. Y es que el amor de pareja es intuitivo y no racional. Es capaz de dejar todo, auto-renunciar a muchas cosas, darlo todo con tal de que sea aceptado por la persona amada, por eso se dice que el amor es sufrido. Aún en los otros tipos de amores esta es una característica inherente.

El amor de pareja trae consigo la descendencia y ahí se vuelca otra gran porción de amor y sigue la cadena de la evolución, los ciclos de vida, crecimiento, no solo de los hijos sino de la sociedad misma.

El odio, defecto del amor humano
El odio es el defecto del amor humano. En el Universo no existe el odio ni el mal. Los sistemas planetarios, al parecer, nacen, se expanden y desaparecen en el espacio; la energía se transforma en nuevas formas. En la naturaleza las especies vegetales y animales nacen, crecen, se reproducen y mueren. Solo necesitan los cuatro elementos para sobrevivir: Sol, Agua, Tierra y Aire. Se gobiernan por su percepción propia, la ley de los ciclos y la herencia, entre otras de la naturaleza. El ser humano puede modificarles su estilo y conducta de vida. En estos reinos, nacer es un proceso de la misma naturaleza, vivir y morir, parte del mismo proceso.

TOME NOTA

Francisco Picado Valle, atiende su salud con medicina natural, acupuntura, masajes, sauna, regulación de peso, orientación personal y balance de energías. En julio, Curso de Cocina y Nutrición Vegetariana, puede informarse en Clínica de Terapias Naturales y Spa, antiguo cine Rex 75 varas al lago.
Teléfono: 2251-4456 Móvil: 8654-5677 y en El Raizón, K. 20.2 carretera a Masaya E-mail: terapiasnaturales.fp@gmail.com