•  |
  •  |

Magnolia
Como ha sucedido con el caso de las runas y de los símbolos inscritos en las cartas del tarot, los números han sido objeto de todo tipo de estudios y análisis, algunos de ellos desde el punto de vista espiritual, místico y también adivinatorio. Pitágoras a quien le debemos entre muchas cosas su famoso teorema, fue el responsable de dotar a los números de una capacidad reveladora  y hasta adivinatoria.  

La numerología es el arte que se encarga, -siguiendo la disciplina y las investigaciones pitagóricas-, de vincular y reducir todo a una cifra para desvelar sus significados ocultos. Más allá del significado adivinatorio de un número, lo cierto es que representa a un símbolo. El dígito genera una revelación que merece la pena conocer, no solo porque a veces los números acompañan a otros símbolos, sino, porque a diferencia de los colores, carentes de identidad simbólica por sí mismo, cada dígito es un símbolo con identidad propia.

Uno: Representa al rayo solar, al sol y a todo aquello que es fuerte y creativo. Es un número de poder que nos habla de la expansión. No en vano está formado por una línea que en función de su representación, puede incluso convertirse en una flecha. El uno representa también la maestría, la actividad y los cambios evolutivos.

Dos: Se asocia con la línea doble, la paralela. Expresa más pensamiento que acción, y se vincula con la indecisión pero también con la intuición, la falta de confianza, la variabilidad y la sensibilidad.

Tres: Está representado por el triángulo, por tanto, es una expansión en tres direcciones: cuerpo, mente y espíritu. Representa la emanación de la energía y la disciplina, el triunfo, el orgullo y la independencia.

Cuatro: Contiene la firmeza, tal como la tierra, y es por tanto, el símbolo del cuadrado, pragmatismo, la resistencia, la disciplina y la rectitud de las cosas. Es el símbolo del hogar, de la hoguera en torno a la cual se reúne el clan.

Cinco:
Es el número que está asociado a la vivacidad, la sensualidad y lo impulsivo. Se asocia con el pentágono y simboliza la sensualidad, la impulsividad, la rapidez, la impaciencia y la interrupción de las cosas de forma repentina, es decir, la vida y la muerte unidas por el caos.

Seis: Simboliza la perfección, el equilibrio y la armonía. Está asociado con el símbolo de la espiral y vinculado a la belleza, la comunicación y la sutilidad.

Siete: Es un número místico por excelencia que suele asociarse con el báculo del poder, pero también, con la vara y la varita mágica del mago, siendo la parte superior del trazo del número una alegoría del mango de dichos elementos. Se vincula con la búsqueda de lo espiritual y con todo aquello que no está directamente asociado a lo material.

Ocho: Es el símbolo del infinito y al tiempo de una extraña dualidad. De hecho está compuesto por dos ceros unidos entre sí, es decir, por dos círculos que nos remiten a la dualidad de la divinidad. El número simboliza también el éxito, la fuerza de voluntad y manifiesta la profundidad de las cosas que están por revelarse.

Nueve: Es el número asociado a la expresión de lo definitivo, a la culminación de las obras y las búsquedas espirituales, es también el número perfecto a la vez que magnánimo y generoso.

Cero: Es el círculo y por tanto, la expansión del punto y la formación de la esfera. Aunque en la actualidad representa la nada, en realidad nos sugiere el momento anterior a la gestación, la puerta oculta a todo aquello que todavía no se ha manifestado pero que ya existe.

TOME NOTA:

*Notas de consulta de la profesora MAGNOLIA.  Parapsicóloga. Te ayuda a resolver tus problemas en el amor, contra envida, mala suerte, estudio, trabajo, y negocios.  Lectura del tarot y las cartas del trabajo. Amplia gama de productos esotéricos de efecto verdadero.  Atiende previa concertación de cita, de lunes a sábado de 9 de la mañana a 6 de la tarde en el barrio Santa Ana, de la iglesia de Santa Ana, media cuadra hacia abajo, casa # 2010.  Teléfonos: 22662262 /  86990842.