•  |
  •  |

Es importante saber con certeza cómo debe ser nuestro regazo de madre cuando traemos, por primera vez a un pedacito de cielo al mundo, o bien, cuando esperamos siete años o más para dar a luz a nuestro segundo hijo. Pero lo más importante, antes de vivir este acontecimiento tan especial para la mujer, es saber con detalles cómo cuidar a esa criatura que trajimos al mundo en su primer mes.

Quizás al leer este artículo las transporte a ese hecho histórico, trascendental y dulce que les pasó cuando esperaron la llegada de un nuevo miembro en la familia que pasó 9 meses incubándose en ese cofrecito que tienen las mujeres como vientre.

No es fácil decir “quiero salir embarazada, tener a mi hijo y cuidarlo”, pues este último deseo requiere de mucha responsabilidad, amor, dedicación, paciencia e información especializada para estar alerta en la evolución y desarrollo del bebé en sus primeros días de vida.

“Es fundamental que las madres estén preparadas psicológica y conscientemente ante la llegada de su bebé, porque todo lo que las mamás hagan repercutirá en el futuro de los pequeños”, dijo el doctor Luis Fulgencio Báez Lacayo, Pediatra del Hospital Metropolitano Vivian Pellas.

Ante la búsqueda de un mejor regazo para su hijo, algunas recomendaciones básicas y esenciales  proporcionadas por el doctor Báez le pueden ser útiles, de modo que pueda ponerlas en práctica en el seno de su hogar de manera delicada  y mucho cuidado junto con su pareja.

*  La higiene es el primer paso  importante que se debe tomar en cuenta cuando hay un bebé en casa. Todo el mundo debe lavarse las manos antes de preparar los alimentos del bebé, así como también si quiere tocarlo, dado que las manos se ensucian y son transmisoras de enfermedades respiratorias, gripe y bacterias.  Las manos deben lavarse con agua y jabón, o bien limpiarse con alcohol gel, no debe haber excepción alguna.

*  Una vez que el bebé nace se debemos cuidar su temperatura, porque ellos son muy sensibles a los cambios. Si hace mucho calor, podría provocar fiebre y si está muy fría, puede caer en hipotermia. La temperatura adecuada al cuerpo es ni muy fría ni muy caliente, en caso de tener aire acondicionado en casa, este debe estar en 24 grados.

Nicaragua es un país tropical, por tanto, los niños necesitan vestir ropa ligera, que vaya acorde con nuestro clima y no con ropa muy abrigada, sobre todo en los momentos de más calor, solo en caso de vivir en una zona fría donde el clima refresca más por las noches, el bebé debe cubrirse adecuadamente sin caer en las exageraciones.

* La alimentación es otro punto importante. La leche materna es el mejor alimento que las madres pueden proporcionarle a su bebé, no hay sustituto posible mejor que esta, puesto que la leche de la mujer está concebida para el pequeño la tome.

La primera leche que la mamá suele sacar lleva una especie de laxante natural suave que ayuda a que el bebé saque sus primeras heces fecales de color negras o verdosas  o meconio, que suelen sacar entre las primeras 24 a 36 horas de vida.

Esta leche es rica en calorías, defensas y anticuerpos, razón por la cual siempre recomendamos que el bebé sea amamantado.

En caso que la mamá no dé de lactar a su bebé sea cual sea el motivo, debe de consultar al pediatra de cabecera para que le indique opciones alternas más oportunas. La leche materna debe ser la prioridad.

* Después de darle el pecho se recomienda sacarle los gases hasta que el niño eructe, colocándose el niño sobre su pecho y darle pequeños golpecitos en la espalda de arriba hacia abajo hasta que logre hacerlo, pero en caso que no lo haga no pasa nada, esto debe ser por cinco minutos máximo. Por cada pecho que se le dé, realizar el mismo procedimiento.

* A los bebés se les debe acostar en su cuna boca arriba o de lado, nunca boca abajo puesto que este último se le asocia con el síndrome de la muerte en la cuna.

Lo ideal para que un bebé duerma como se debe es que la cuna tenga la cabecera un poco mas levantada (unos 30 grados más alto que los piecitos), esto los ayuda a hacer mejor digestión y por ende no vomite.

* Para el cuido del ombligo, este no debe cubrirse con nada sino mantenerse al aire libre para evitar humedad y así evitar una infección. El ombligo solo se limpia con alcohol entre un 70 a 90% sobre el mismo y sus alrededores, donde se une con la piel.

En caso que el niño tenga secreciones purulentas y piel rojiza, consulte a su médico de inmediato.

* Hay que sacar al sol a los niños para evitar que la piel se les ponga amarilla, algo que debe vigilar durante los primeros 15 días. Los ojos deben ser protegidos cuando su bebé tome sol.

* Si su bebé tiene los pechos más grandes, ya sea niño o niño, es algo normal y no debe asustarse, esto pasa por la influencia hormonal del pecho de la madre. En el caso de las niñas específicamente esta influencia suele provocar un ligero sangrado a través de su vagina, algo normal que pasó a través de la placenta.

* Se debe bañar al bebé con agua tibia de acuerdo a su temperatura, de preferencia solo con agua de lo contrario con jabones sin olores, hipoalergénicos.

* La piel hay que limpiarla con pequeños toques y no con frotes para no irritarla.

Créditos:
Doctor Luis Fulgencio Báez Lacayo, Pediatra del Hospital Metropolitano Vivian Pellas.