•  |
  •  |

Periodista Salud Misión y Visión

“Fui a una farmacia, compré un bisturí y anestesia porque tenía miedo. Me encerré en mi carro y empecé a cortarme las muñecas”.

Así empieza el relato de  quien llamaremos “María”, una joven menor de 25 años, estudiante de Medicina, hija única. Pero hay algo que ni ella sabe cómo explicarlo,  qué la indujo  de manera recurrente a pensar en quitarse la vida.  

María de niña presentó síndrome de déficit de atención y además hiperactividad, sufría de llantos sin causa veía -como ella lo dice- días oscuros  y decidió poner un  alto definitivo, fue así como bisturí en mano intentó quitarse la vida.

Según la Organización Mundial de la Salud, OMS, en el mundo anualmente alrededor de un millón de personas se quitan la vida, casi 3 mil por día. Los hombres optan por métodos más eficaces como ahorcamientos, disparos, etc.; pero las mujeres lo intentan más frecuentemente y ahora los jóvenes entre 15 y 24 años son el sector más vulnerable.

Tan solo este año el hospital Psiquiátrico reportó 40 intentos suicidas, por distintos problemas, informó el Doctor Luis Alemán, subdirector médico de ese centro hospitalario.

“Las causas más comunes que orillan a la gente a cometer un suicidio son los trastornos depresivos y el consumo de sustancias estimulantes del Sistema Nervioso Central, es decir, las drogas”, dice el especialista en Salud Mental.

El doctor José Miguel Salmerón, psiquiatra clínico, dijo en el programa de Tv Salud Misión y Visión que el adolescente comienza a cuestionar indicaciones, ideas, reglas, hábitos y hasta la cultura, si  no encuentra explicaciones y todo le es impuesto se rebela, y al sentirse traicionado entra en duelo.

Al perder la confianza en las autoridades, familia e incluso amigos, piensa: “No entiendo nada de este mundo, mejor me voy” y recurre al suicidio.

La mayoría de la gente que se priva de la vida ha experimentado una serie de acontecimientos estresantes tres meses antes de hacerlo. Intentar quitarse la vida y no consumarlo es un grito en busca de ayuda. Por esa razón argumenta el doctor Salmerón si alguien le expresa a usted, “quiero morirme, o me voy a  matar”, escúchelo, no lo regañe simplemente debe ayudarlo y saber escuchar”.  Según la OMS,  muchas personas suicidas no quieren morir. Si reciben el apoyo y su deseo de vida es mayor, el riesgo se reduce.

Han pasado algunos  meses y “Juan”, amigo de “María” recuerda  muy bien como en aquel día lluvioso recibió una llamada de auxilio, que lo condujo hasta una gasolinera local en Managua, donde “María” se encontraba con las manos ensangrentadas, se cortó algunas venas capilares, su intento de suicidio se frustró.

Ahora esta joven acude a terapia con un psiquiatra, lleva un año en tratamiento de antidepresivos y antispicóticos, dice estar recuperándose aunque “si me preguntas si volvería a intentar matarme, creo que no, pero todavía sigo viviendo días oscuros”, afirmó “María”.

A escala mundial, cada 40 segundos una persona se quita la vida y cada tres alguien intenta suicidarse, según cifras oficiales de la OMS. Después de los accidentes de tránsito, los suicidios de jóvenes entre los 15 y 19 años han aumentado “de manera alarmante”, al grado que se han convertido en la primera  causa de muerte entre este grupo poblacional.

Para los especialistas, los suicidios son el reflejo del incremento de las enfermedades mentales que aquejan a la población, que son más complejas y caras.

TOME NOTA
Desde hace diez años con el apoyo de diversas empresas estatales y privadas, se creó en Nicaragua la línea de emergencia  18-18, para crisis y trastornos mentales.

Este año unos mil 400  nicaragüenses se sintieron deprimidos con problemas de ansiedad, desesperación por drogas, alcohol e intentos suicidas y decidieron buscar ayuda inmediata a través de la línea de prevención, según lo revelan las estadísticas de la Unidad de Crisis del hospital Psiquiátrico en Managua.

Conozca, en el programa de Tv Salud, Misión y Visión, este sábado de 2-3 de la tarde,  cómo puede usted identificar si un familiar, amigo o conocido tiene tendencias suicidas. Para mayor información puede consultar con el psiquiatra José Miguel Salmerón al celular 8894-8753