•  |
  •  |

El talentoso y conocido músico nicaragüense, también director del Teatro Nacional Rubén Darío, contesta las preguntas de Tito Leyva
-¿Con qué compositores españoles disfrutas más a la hora de salir al escenario?
Joaquín Rodrigo, Manuel de Falla y Juan del Enzina.

-¿Si tuvieras que elegir a dos directores con cuáles te quedarías?
Claudio Abado y Von karajan.

-¿Isaac Albéniz y Manuel De Falla son los pilares de la música española?
Así es, la obra de Manuel de Falla es muy importante para la cultura española, sus composiciones están inspiradas en temas, melodías, ritmos y giros andaluces o castellanos, fue condiscípulo de Isaac Albéniz,  quien  fue capaz de combinar elementos de la música europea contemporánea con el idioma musical Andaluz y con la música popular Catalana.

-¿Y qué me dice de Joaquín Rodrigo?
Para mí, la obra de Joaquín Rodrigo es una referencia necesaria de todos los músicos, y especialmente de los guitarristas, Camerata Bach a tres meses de su fallecimiento organizó  un homenaje y se interpretó  por primera vez en Nicaragua el célebre Concierto de Aranjuez,  y siempre es un concierto que nos deja la sensación de hacerlo nuevamente, lamentablemente no tenemos en nuestro país tantos músicos como para hacerlo una vez al año.

-¿Y de Andrés Segovia que ofreció conciertos de guitarra con la obra de Joaquín Rodrigo?
A Segovia se le conoce como el Padre de la guitarra moderna, considerado en su tiempo uno de los mejores guitarristas del mundo, y contribuyó  con su talento a estrenar la difícil obra de Joaquín Rodrigo. La difusión de su obra se le debe a Andrés Segovia.

-¿Qué recomendarías a los oyentes que se están iniciando con la música clásica?
Que no tengan barreras. Esta música tiene mucha magia y variedad de estilos musicales, desde la música  antigua, los cantos gregorianos, las célebres  sinfonías de Mozart y las óperas  de Verdi y Puccini, y la impresionante obra de Beethoven han hecho  que la música clásica tenga un público que crece, no es música aburrida, ni  de “muertos” como la llaman  comúnmente, sino el esfuerzo, aporte y desarrollo que los compositores y los músicos han hecho, desde hace mucho tiempo, para el disfrute de toda la humanidad, como dijo el maestro Beethoven: “La música es una revelación más alta que la filosofía. Sólo el pedernal del espíritu humano puede arrancar fuego de la música”.

-¿Cuál es la sinfonía de todos los tiempos?
La novena sinfonía de Beethoven,  es una de las obras más trascendentales, importantes y popular en toda la música clásica, y también de toda la música y del arte. Su último movimiento es un final coral sorprendentemente inusual en su época, que se ha convertido en símbolo de la libertad.

-¿Qué buscas en una obra a la hora de interpretarla?
Toda la música me gusta, pero la música clásica ha sido parte esencial en mi formación, desde niño, nos enseñaron a los grandes maestros, y eso ha quedado muy arraigado en mí. Siempre que escucho la sinfonía inconclusa de Schubert vienen recuerdos de mi infancia, cuando escuchaba a mis maestros tocar en la Orquesta Sinfónica de Nicaragua en los años 70.

Me gusta mucho la música barroca y renacentista, música muy noble, y con mucho sentimiento, me encanta el Réquiem de Mozart y su obra, y cuando uno está tocando en una Orquesta trata de dar lo mejor para trasmitirle al público la belleza de la música.

-¿Qué opinas de las escuelas de  música clásica actual?
Creo que, en los últimos años, la música en Nicaragua ha tenido un auge muy grande, quisiera que los jóvenes tengan mejores oportunidades, porque en nuestro país hay mucho talento, las escuelas y academias que existen hacen mucho con pocos recursos. Hay un empeño mayor  para brindarles mejor formación a las escuelas. Alemania por medio del Goethe Instituto está apostando por la música en Centroamérica.

Soy miembro de un comité de expertos de Centroamérica y nos reunimos frecuentemente para organizar la Orquesta Juvenil centroamericana. Este año fue, en Guatemala, y el próximo será en El Salvador. Desde esta iniciativa estamos comprometidos en fortalecer la educación musical en Centroamérica, con la participación de músicos de la filarmónica de Berlín, que viene a esta región a realizar talleres para los jóvenes de Centroamérica, este proyecto nació en Costa Rica, y ahora lo estamos organizando a nivel regional, creo, que todos los aportes en esta dirección, de todas las instituciones musicales de nuestro país, fortalecerá  la enseñanza de la música de concierto, en nuestros países.