•  |
  •  |

El coco tiene variados usos entre los descendientes africanos. La adivinación por medio de este alimento llegó a todo el mundo gracias a los negros lukumies, quienes llegaron al Caribe a causa de los europeos que los llevaban a todas las expediciones como esclavos.

Para poder hacer predicciones o contestar acerca del futuro mediante los cocos, lo primero que se debe hacer es abrirlo. Esto lo podemos hacer mediante golpes con un objeto duro.

Los golpes deben ser casi al centro del mismo para lograr abrirlo. Algo que nunca se debe hacer, es lanzarlo contra la pared o contra el piso, pues los negros africanos dicen que esto es un gran insulto a los dioses.

Una vez que hayamos logrado partirlo, se tomarán cuatro partes del mismo y se lavarán con agua fresca. De cada uno de estos pedazos, con la uñas se sacarán de las cuatro esquinas unos pequeños fragmentos que indiquen la jerarquía del santo dentro del Orden a quien se le va interrogar. Por ejemplo, si es a Changó al que vamos a cuestionar acerca del futuro se sacarán seis pedazos; si se trata de Oshún serán cinco; si es Yemayá serán siete, y si se trata de Elegguá solo serán tres.

Cuando se haya decidido a qué santo interrogaremos, se tomarán los cuatro pedazos de coco y se harán las preguntas que el consultante quiera. Después se pondrán los pedazos de coco en una jícara con agua fresca. Es muy importante no hacer la misma pregunta varias veces, pues según los negros conocedores de este arte, los santos pueden llegar a molestarse. Antes de iniciar el lanzamiento de los cocos, se debe invocar a todos los santos fallecidos y pedir su consentimiento. Se tomará la jícara y se tirará un poco de agua en cada una de las esquinas del cuarto donde haremos el ritual y se rezará una oración al santo elegido.

A continuación se tomarán los cocos con la mano derecha, se hará la pregunta al santo y se tirarán al suelo. Lo importante de este arte adivinatorio es ver la posición en que caen los cocos. Ahora te presento las posibilidades y sus significados:

Alafia. Es cuando los cuatro cocos caen con la parte blanca hacia arriba. Esta es la letra más grande que puede producirse en este ritual, y significa que todo está bien hecho. En general es un significado afirmativo.

Otagua. Es cuando caen tres blancos y uno negro hacia arriba, esto indica dudas o vacilaciones en lo que se está preguntando. Lo más recomendable en este caso es lanzar nuevamente los cocos, para así poder ver qué nos responden.

Elleife. Dos blancos y dos negros hacia arriba. Aquí es un rotundo sí a la pregunta que se está efectuando.

Ocanasordi. Uno blanco y tres negros hacia arriba. Cuando aparezcan los cocos así, la respuesta es negativa. Los santos le están dando un “no” a su cuestionamiento.

Ollecana. Cuatro negros hacia arriba. Si los cocos caen de esta forma, los santos te están hablando de algo muy malo.

No obstante de lo sencillo que se ve, este es un arte muy complejo, ya que cada una de las cinco letras que expliqué anteriormente, tiene cinco santos que hablan y dicen diferentes cosas. Por ello, si la persona que echa los cocos no es alguien que tenga la suficiente instrucción en ello, será muy difícil que la lectura sea real, es por ello que debe de consultar con el experto en el tema.

TOME NOTA:
*Notas de consulta de la profesora MAGNOLIA. Te ayuda a resolver tus problemas en el amor, contra envidia, mala suerte, estudio, trabajo y negocios. Lectura del tarot y las cartas del trabajo, amplia gama de productos esotéricos. Atiende de lunes a sábado de 9 de la mañana a 6 de la tarde, previa concertación de cita. Barrio Santa Ana, de la iglesia de Santa Ana, media cuadra hacia abajo, casa #2010. Teléfonos: 22662262 / 86990842, Managua.