•  |
  •  |

James Rees and Sons Co. Builders. Pittsburg, Pa.

15 de febrero de 1916.
Presidente Adolfo Díaz:

Estimado presidente:
Desde hace algún tiempo, que no he escuchado nada de UD. directamente, es a través de su hermano Carmen y el Sr. Calderón, que he sido informado de los avances que ha habido en su país, bajo su administración, que está en paz con todas las naciones, mostrando así la confianza que su pueblo tiene en UD. como jefe de Estado. Con la paz, sigue la prosperidad. Me encuentro complacido en saber que su país, es más próspero en el presente, que en años anteriores.

El sistema monetario introducido bajo su presente administración ha demostrado gran éxito. El Córdoba ha reunido las costas Este y Oeste, al estar dando iguales oportunidades para hacer negocios, con una base  financiera, justa y equitativa, que a su vez, es una ventaja general, para el desarrollo de Nicaragua.

Mucho han dicho los escritores, en detrimento de su pueblo y país, porque tienen un pobre conocimiento de los asuntos internos, culpando los conflictos de la Revolución, que fueron ciertos para años atrás, cuando existían rivalidades entre políticos inescrupulosos o sobornadores de diferentes partidos, ahora  Nicaragua, debe  progresar, porque está en paz en lo interno del país y con Centroamérica.

No me queda mucha duda, que la intervención de los Estados Unidos, a petición suya y con la orden del Presidente Taft, fue un día de suerte para Nicaragua. Estoy muy complacido de haber sido, el portador de esta petición (Intervención a Nic.) al Presidente Taft, para que conozca, tengo los papeles en mi poder, como un recuerdo de este acontecimiento.
Fue algo, que hice por Nicaragua, para demostrar mi amistad a Adolfo Díaz, habiendo siempre tenido el mas grande interés, por el bienestar de su país, esto debido a la gentileza y amabilidad mostrados por  usted y su país, en mi visita a su patria. He continuado con el mismo interés, hasta el  presente, ayudando en cualquier manera, para la urgente ratificación del canal.

Sus representantes Cuadra y Chamorro me han confiado siempre sus deseos y han sido respetuosos y amables en todas las ocasiones.

Sinceramente espero que usted haya encontrado al Juez Douglas, para que sepa todo lo que yo representé en la desagradable situación que hubo con el Sr. Castrillo, antes dejar el consulado y ser reemplazado por el General Chamorro, con lo que quedó limpia la impresión, de la muy mala conducta  del Sr. Castrillo.

Ha sido un  placer haber encontrado al Señor Cuadra y al Gral. Chamorro aquí en Washington. En trato cortés reafirman mi relación amistosa con Adolfo Díaz. Como ellos dicen, que simplemente actúan como sus representantes, tuve el placer de ser invitado por el General Chamorro, junto con nuestro amigo mutuo el Juez Thompson y el Cónsul de Estados Unidos Sr. Jefferson, a un almuerzo, hace unos días, que disfruté mucho, así como también tuve la oportunidad, de decirles, que me había comunicado con varios senadores, para lograr que ratificaran el Tratado del canal.

El General Chamorro me agradeció mucho y también he enviado cartas a otros senadores, a título personal. Ellos expresaron que la información que les di fue de gran ayuda. Sinceramente, espero que lo poco, que he podido hacer, sea para bien, y dentro de poco tiempo escucharé al final, la Ratificación del tratado, como creo que UD. desea.

No hay ninguna duda, que ambos países se beneficiarán mutuamente acercando las relaciones comerciales y reforzando las relaciones con los pueblos.

El Juez Thompson ha sido muy activo en la  representación del tratado. Él y yo hemos hablado de las maravillosas prospecciones de su país y que si esta causa, fuera conocida por la gente que tiene dinero para invertir, habría muchos recursos listos para implementarse.

Sería una buena idea si UD. tuviera a alguien en Washington a quien dirigirse y que le dijera a las personas importantes de acá, sobre el país y las oportunidades de invertir en Nicaragua. Tendría que ser alguien bien relacionado y conocido, que sepa de las oportunidades de Nicaragua.  Esta persona podría decir las ventajas y los métodos para invertir. Tendría que hacer una oficina en su Delegación (Embajada), con un hombre tan conocido y me refiero al Juez Thompson para que maneje los negocios para UD. quien impulsaría la inmigración y mejoraría las  relaciones comerciales.

Esperando al salud y bienestar de su familia. Saludos Cordiales.

                                                  Su muy amigo.

                                             J. Rees                    

* Rafael Casanova es historiador (BBCN). Agradecemos
 la colaboración en la traducción del Lic. Rafael Somarriba Ortega.