•  |
  •  |

Una mañana de frío invierno se encontró el cadáver de un pordiosero que días antes había fallecido. Lo que causó asombro en este caso, fue que cuando era amortajado para irse a la fosa común, al quitarle la ropa harapienta al desconocido, esta se desgarró, y encontraron oculto en los forros de su viejo gabán, un documento que hacía mucho tiempo alguien había escondido ahí.

Al desdoblarlo con cuidado se vio con asombro que era una libranza al portador por más de un millón de dólares. El pobre limosnero nunca supo el tesoro que llevaba consigo; sin embargo, había muerto de hambre y de frío sin saber que desde hacía mucho tiempo era millonario.

Este testimonio lleno de ironía nos concierne más de lo que parece, pues tiene gran similitud con el caso de una gran mayoría de personas que van por la vida pasando hambre y frío en el alma, resistiendo duros trances sin saber que llevan oculto un tesoro que podría resolver todas sus necesidades.

Este tesoro es el poder de la mente, el saber que llevamos en nosotros este apropiado caudal, es lo mismo que hubiera sido revelarle a aquel miserable pordiosero la riqueza que llevaba consigo.

Salud, amor, abundancia, esta es la fórmula en la que se resume popularmente la felicidad y el bienestar humano.

Todos tenemos capacidad de transformar las cosas

Todo ser humano es un mago en potencia. “La manera de pensar o sentir en cada ser humano tiene algo de mágico, decía Goethe. Todos tenemos una inmensa capacidad mágica, una potencia evocadora y encantadora mucho más poderosa que la de cualquier ciencia mágica limitada al aspecto fenomenal, la fuerza del espíritu y del intelecto.

Nuestro deber es despertar esa potencia dormida, encontrar la vida por medio de ella, conjurar la realidad para que afloren sus más ocultas y elevadas potencialidades, trasmutar nuestro propio ser y el mundo que nos rodea.

Fuera de plasmar conceptos extraídos de libros o de grandes pensadores que con sus conocimientos han ido forjando la historia y la vida misma, hago en esta ocasión mi propio análisis del concepto de magia.

La vida misma y la praxis esotérica cotidiana me han ofrecido esa capacidad de análisis; por tal razón he concluido que el vocablo magia deviene de la capacidad extraordinaria que todo ser humano tiene para realizar determinadas tareas. Dicho de otra manera, el poder extrasensorial con que viene dotada cada persona.

Los artistas de diferentes géneros del arte tienen capacidades extrasensoriales, por eso realizan grandes y hermosas obras de arte. Todos podemos tararear canciones, pero hay quienes traen por naturaleza capacidades extraordinarias para interpretar hermosas y grandes melodías.

Esas cualidades fuera de lo común, es la magia de cada ser humano. Hay quienes tienen habilidades para realizar negocios altamente rentables; otros con capacidades extraordinarias para el dominio de la ciencia médica y otras disciplinas del saber, excelentes estudiantes, grandes deportistas, destacados intelectuales. A eso es lo que yo le llamo magia.

Magia no consiste en hacer trucos, fantasías, milagros, ir contra natura o fetichismos; es ese poder que el Creador nos dio, que hay que activarlo, ponerlo en práctica todos los días para que de esa manera, enfrentemos con mayor capacidad, seguridad y decisión los diferentes obstáculos que esta vida nos pone en el camino.

Es pobre el que quiere ser pobre, el que todavía no ha descubierto su potencial de riqueza interna, manifiéstate; es rico el que puso en práctica sus capacidades, habilidades, conocimientos, agilidad mental (magia interior). El que se descubrió así mismo y encontró su riqueza oculta.

Es tiempo de que nuestro poder mental, nuestra magia interior se despierte, se manifieste y descubramos la riqueza que llevamos dentro.

Textos de estudio de PENELOPE. Parapsicóloga especialista en la interpretación del tarot y las cartas de los ángeles. Terapias alternativas para tu control mental y mejorar tu calidad de vida. Consejería en tus problemas laborales, de negocios y sentimentales. Atiende de lunes a sábado de 8:30 de la mañana a 5 de la tarde previa cita. Teléfonos:2255-3586 8938-0153, Managua