•  |
  •  |

Entre calabazas, murciélagos, brujas y algodones que siluman una tela de araña, muchas de las discotecas, tiendas y restaurantes de la capital celebran la noche de brujas al estilo Halloween, evento que muchos siguen como si se tratara de una tradición auténtica del país, aún sin saber el verdadero significado de la misma.

Niños, jóvenes, adultos y ancianos de diferentes países del mundo siguen las celebraciones de Halloween, por moda, deseos de entrar a un círculo social, vivir un momento pagano de despilfarro y exhibicionismo o creer que se trata de una cultura a la que se le debe rendir tributo cada 31 de octubre.

Creer o no en una celebración es decisión de cada uno, sobre todo cuando se está consciente qué tanto sabemos, qué nos aporta y especialmente su significado en sí.

El origen del verdadero Halloween proviene de todo tipo de brujerías, donde incluían cocimientos de patas de conejo, gato, huesos para los festejos paganos, practicados por Druidas, los que extendían de maneras improvisadas desde las seis de la tarde del 31 de octubre hasta las 6 de la mañana del 1 de noviembre, dado que en aquel entonces el último de octubre era equivalente a un fin de año de hoy, aseguró Roberto Carlos Benavides, apóstol y profeta del Avivamiento.

Cada 31 de octubre antiguamente dirigido por los Druidas, sacerdotes eminentes en el ámbito de las hechicerías de la comunidad de los Celtas, una extinta raza de Europa Central, iniciada cerca de los ríos Elba, Rin y Danubio, formaban parte de las celebraciones y adoraciones al dios Samhain, señor de la muerte y de los demonios, raíces del paganismo de Halloween, expresó Benavides.

Etimológicamente Halloween significa “Noche Totalmente Santa”, dijo el Apóstol, quien además agregó que los celtas tenían como objetivo esencial establecer una conexión entre el mundo de los vivos y los muertos, específicamente bajo invocaciones oscuras para establecer comunicación con estas almas.

Las adoraciones al dios Samhain se extendió y la raza humana la entrelazó erróneamente  con las celebraciones del día de los muertos del calendario romano que suelen utilizar las iglesias episcopales, la que hace referencia al recordatorio de los 100 mil millones de creyentes muertos y mártires conocidos y desconocidos que fueron asesinados por el mismo imperio de Roma, especificó el  predicador.

Recordar a las almas de los mártires que van dentro del calendario romano y las invocaciones a dios Samhain, se camuflan perfectamente entre sí y es lo que confunde dentro de la nubes de la tradición, pero que es introducido por el príncipe de la potestad del aire y productor de la violencia, Satanás, quien disfraza lo nocivo de cosas aparentemente inofensivas.

Los seguidores del  Calendario Romano y el pagano se confundieron con esta celebración a través de los años, pues la voz se expandió y arraigó en Estados Unidos,  haciéndole creer a los pueblos que esa cultura es propia.

Sin embargo, desde que se realizan las celebraciones de Halloween de esta manera, con altas celebraciones llenas de alegrías, brujas, caramelos, sangre, trucos de magia, disfraces, calabazas con más énfasis en los niños, se trata de una representación del reino de las tinieblas, agregó.

Créditos
Roberto Carlos, apóstol y profeta del avivamiento. Contacto: avivamientointernacional@hotmail.com