•  |
  •  |

Periodista Salud Misión y Visión

Tienes diabetes. Esta frase no es algo que se escucha todos los días, sin embargo, esas fueron las palabras que cambiaron la vida para siempre de la Familia Calero.

Hace 13 años, la Pequeña Aurita  yacía acostada en la cama de un hospital mientras que los médicos le explicaban a sus padres por qué el páncreas de la niña había dejado de funcionar y por qué no estaba produciendo insulina. “Soy diabética tipo I”, dijo la pequeña Aurita.

El pediatra endocrinólogo, Alfonso Matus, explicó en el programa de Tv Salud Misión y Visión, que la diabetes tipo I se denomina a veces insulinodependiente, de origen inmune o juvenil, está causada por la destrucción de las células productoras de insulina del páncreas, debido normalmente a una reacción autoinmune, que afecta el sistema de defensas del organismo.

“Las células beta pancreáticas, por lo tanto, producen poca o ninguna insulina, que es la hormona que permite que la glucosa pase a las células del organismo”. La razón por la que esto sucede no acaba de comprenderse, dijo el especialista.

Primero, indica el Pediatra Endocrinólogo, del Hospital Infantil la Mascota, es importante entender qué funciones del cuerpo son afectadas por esta enfermedad. Una de ellas es la producción de insulina, una hormona producida por el páncreas. La función principal de la insulina es llevar la glucosa –un azúcar que sirve como fuente de energía para el cuerpo- del torrente sanguíneo a las células hepáticas, los músculos y la grasa.

Pero en la diabetes tipo I, el páncreas no produce o produce poca insulina. Y sin esta hormona, la glucosa no puede llegar hasta las células y queda retenida en el flujo sanguíneo, lo cual altera los niveles de azúcar en sangre.

El diabético tipo I debe inyectarse diariamente insulina para regular esos niveles. De lo contrario, con el tiempo, puede sufrir daños en el corazón, los vasos sanguíneos, ojos, riñones y nervios, según la Organización Mundial de la Salud.

La enfermedad puede afectar a personas de cualquier edad. La diabetes tipo I es una de las afecciones endocrinas y metabólicas más frecuentes en la infancia.

Se desconoce la causa exacta. Hay varios síntomas que se manifiestan –de forma gradual o súbita- y es importante saber reconocerlos para comenzar el tratamiento lo antes posible. La OMS enumera algunos: la persona orina con frecuencia, tiene sed y hambre constante, pierde peso, sufre de trastorno visuales y se siente inusualmente cansado.

Sin embargo, indica el Dr. Alfonso Matus, la buena noticia es que el tratamiento (La Insulina) controla los síntomas de diabetes y reduce el riesgo de problemas a largo plazo.  Al ser una afección crónica que no tiene cura, los cuidados son para toda la vida.

Las personas con diabetes tipo I deben medirse los niveles de azúcar en la sangre varias veces al día, administrarse insulina, llevar una dieta balanceada, hacer ejercicio para regular los niveles de azúcar y siempre trabajar de cerca con el médico. “Nosotros, (los médicos) nos volvemos amigos de nuestros pacientes y estamos dispuestos a ayudar en cualquier momento” Asegura el Dr. Matus.

Y tal como dijeron  los padres de Aurita, también es conveniente unirse a grupos de apoyo para compartir vivencias e información (aunque esta siempre debe ser respaldada por el médico). La contención emocional –además del tratamiento- ayudará a la persona a sobrellevar la diabetes. Es un desafío, pero no es imposible ni mucho menos llevar una vida larga y saludable.

TOME NOTA
El número de niños afectados con diabetes en el mundo es alarmante. Se estima que la diabetes afecta alrededor de 500 mil niños menores de 15 años en todo el mundo. En Nicaragua existen grupos de apoyo como,  La Asociación Nicaragüense de Niños y Jóvenes Diabéticos, su presidenta, Aura Cuadra, explicó que este año se han producido cuatro fallecimientos y en general unos 600 niños y niñas que están adscritos a la asociación son beneficiados con glucómetros, cintas para medir los niveles de azúcar en la sangre y la insulina. Como recordarán los niños con  diabetes tipo I son insulinodependientes, nunca debe faltarles el tratamiento. Los diabéticos y familiares entrevistados para este especial insisten en que es importante que toda la población –no sólo los diabéticos- se informen. Así sabrán cómo prevenir la enfermedad o actuar ante eventuales síntomas. Puede Consultar al Pediatra Endocrinólogo, Alfonso Matus, al 8915 7813. Salud Misión y Visión se transmite los sábados a las 2:00 p.m por TN8