•  |
  •  |

(A: Ricardo Llopesa y  Julio Valle – Castillo)

En los últimos tres o cuatro años de este decenio que comenzamos en el año 2000, me he dedicado con mucho entusiasmo y con definido interés de analizar y reconocer lo propio de la vida y obra de los conquistadores españoles y de paso el papel de las autoridades coloniales y la autoridad de cargos como fue la de los primeros Gobernadores de estas tierras de nuestra bella y exuberante América. Pero en verdad, en los años citados del presente decenio mi enfoque ha sido conocer a fondo lo posible de la vida del citado Pedrarias, con muchos vínculos ancestrales con la realeza española. En mi poder, registro dos revistas, tres tesis de grado universitario y últimamente un folleto publicado recientemente en España por un escritor que le ha dedicado más de veinte años a todo lo concerniente de su vida que comprende actividades militares y políticas a Pedrarias Dávila identificado entre sus muchos estudiosos de su biografía como “El Valiente”; “El Galán” y también otros lo identifican como “El Gran Justador”. Menciono con respeto y admiración al autor del folleto referido que me ha ilustrado a satisfacción del empeño que he tenido y que hoy en exclusiva lo doy a conocer a los miles de lectores de EL NUEVO AMANECER CULTURAL siendo el autor de referencia don Fernando Fraile Victoria.

La literatura que he dejado nominada me ha sido enviada por familiares míos radicados en España en estudios universitarios de postgrado. Fraile Victoria, me llevó paso a paso a entrar conociendo con amplitud el linaje de Pedrarias, sus acertados triunfos, en las muchas guerras en que intervino a favor de la realeza española, igual que su matrimonio y de la total confianza que mereció de algunos de los reyes de España y de sus respectivas consortes. Asimismo, reconoce Fraile los valiosos méritos de Pedrarias para lograr a pesar de su avanzada edad ser nombrado gobernador como veremos en las próximas líneas.

En cuanto a su linaje, encabeza el desfile en cuanto a sus parientes nobles Arias González de Zamora, quien tuvo buena amistad con el rey Fernando I; sigue Diego Arias Arguello, soldado valiente que murió en la batalla Aljubarrota “defendiendo los intereses de Juan I en 1385 donde fue derrotado por Juan I de Portugal”; finalmente se registra en este desfile Gonzalo Arias y Diego Arias ya en estrecha vinculación por lazos de sangre con Pedrarias.

De las batallas en que intervino Pedrarias hay registros minuciosos de las sobresalientes estrategias de este soldado español, que como ya se dijo y está bien claro, sirvió con lealtad y entereza los intereses de la nobleza española.

Cuando Fernando El Católico toma interés, en 1511, de realizar la conquista de Cuba dispuso que ese rol lo desempañara Diego Velázquez, dependiente de Diego Colón radicado en La Española. Conociendo Fernando, por informes fidedignos de las vastas riquezas de la América, dispuso y propuso dividir para mejor control la situación política y de autoridad la división de la región en dos provincias: Veragua (Panamá) y Castilla de Oro (Colombia). Fue gobernador de Veragua Diego Nicuesa y de la segunda  don Alonso de Ojeda y, surgieron graves rencillas muy personales entre Balboa y Nicuesa llevaron a los monarcas españoles a un cambio de Timón en la vida política de esta parte ya señaladas y así se dispuso precisar con mucha habilidad quién debía ser el sujeto o la persona que pudiera restablecer dada la importancia de lo que estaba en juego para gobernar con mucha habilidad, mucho talento y autoridad bien cimentada.

Aconsejaron a Fernando El Católico que el designado, no solamente debía ser un militar de prestigio, también debía tener las cualidades que asegurasen el cumplimiento de los planes de la corona y sus métodos de administración. El elegido fue sin ningún obstáculo Pedrarias Dávila, no obstante que en el momento del nombramiento tenía setenta años, y en 1513, Dávila ya conocido entre sus íntimos como “El Galán” o “El Valiente” fue nombrado gobernador de Castilla de Oro, con un sueldo extraordinario anual de 366 mil maravedíes, lo que causó entre algunos no simpatizantes de Pedrarias, desaprobación. Pero no todo, resultó contento y alegría para Pedrarias pues un sacerdote intrigó ante la corona que Pedrarias tenía ascendencia judía y otros como Balboa lo vivía denigrando como incapaz para el desempeño del cargo que se le había encomendado, pero alguien le dijo al rey estas palabras “Quevedo, el sacerdote, y Balboa ignoran que Pedrarias es muy prudente pero si lo amenazan se les va a presentar como peligroso y desafiante”. Los desafíos y las intrigas siguieron y se verificaron juicios y eran muy visibles los conflictos entre Balboa y Pedrarias.

Con estos episodios narrados presentamos en este momento de cuerpo entero al primer gobernador de Nicaragua quien ya le hacía compañía por estos rumbos su esposa y su hijo Diego, nombrado Pedrarias gobernador quedó bien establecido de que la protección del reinado de España se mantuvo bien abierta y existen documentos en los archivos de Sevilla que hacen constar que a Pedrarias “se le dieron poderes para nombrar cargos y jueces de residencia y se le autorizó a traspasar cuanta hacienda tuviera en tierra firme sin pagar impuesto alguno, lo que era extensivo a sus familiares y dependientes”. En su cargo Pedrarias vivió muchos conflictos y tuvo una figuración de ser autoritario, violento y duro verdugo de nuestros indígenas.

Finalmente, debo destacar que la esposa de Pedrarias, la señora Isabel de Bobadilla, tuvo destacada figura en la casa real española y gozaba de mucha estimación de los reyes españoles. Ha quedado establecido definitivamente que nuestro primer gobernador en los registros de nacimiento se le identifica así “Pedro Arias Dávila y también muchos historiadores juntan su primer apellido y lo hacen aparecer como Pedrarias”. Murió el León viejo Pedro Arias Dávila después de 90 años de vida y se manejaba en España  una frase muy simpática en alusión al poder que tuvo su esposa Isabel y se decía “tanto manda la reina de Castilla, como la Bobadilla”.

* El autor es miembro del Instituto de Estudio del Modernismo de Valencia – España.