•  |
  •  |

Periodista Salud Misión y Visión

Un día, Donald caminaba hacia su trabajo, cuando un dolor insoportable en el lado derecho de su abdomen le cambió la vida para siempre.

A este Joven de apenas 23 años, jamás le pasó por la cabeza que aquellas punzadas tan dolorosas le darían uno de los golpes más fuertes de su vida. Pocas horas después, le diagnosticaron un cáncer de hígado.

Donald es paciente del doctor Sergio López, Cirujano Oncólogo y especialista en enfermedades del hígado, en el Programa de Tv Salud Misión y Visión explicó que en hombre Jóvenes, es muy frecuente este tipo de cáncer, está claramente relacionado con la infección por los virus de la hepatitis B y C.

“La hepatitis B es una enfermedad que afecta principalmente al hígado; es causada por un virus que se transmite a través del contacto con sangre o líquidos corporales contaminados o con las relaciones sexuales. Por lo tanto, se considera una enfermedad venérea”, afirmó el doctor López.

El hígado indica el Cirujano Oncólogo, es uno de los órganos en el que más frecuentemente aparecen tumores malignos. “La mayoría de ellos constan de células de tumores que, habiéndose originado en otro órgano, como la mama, el pulmón, el páncreas o el intestino, han alcanzado el hígado a través de la sangre: son los tumores secundarios”. Otras veces, las células nacen del propio hígado y se habla entonces de tumores primarios o primitivos del hígado.

Los virus de la hepatitis B y C además, producen algunas veces cirrosis y algunos de los pacientes con dicha enfermedad desarrollan tumores en el hígado. “Las cirrosis de otro origen, como el alcohol o trastornos metabólicos, también predisponen a la aparición de cáncer de hígado”.

En nuestro medio, la mayoría de los cánceres de hígado se originan a partir de una hepatitis B que en muchos casos no ha sido diagnosticada. Un mejor diagnóstico de las hepatitis reduciría el impacto del cáncer hepático aconsejó el doctor Sergio López.

El hígado es otro de los órganos dañados por el consumo excesivo de bebidas alcohólicas. Como sabemos, es el encargado de filtrar nuestra sangre y deshacerse de las toxinas del cuerpo. Al ingerir demasiado alcohol, este se satura de trabajo, de manera que al ser una carga muy grande puede colapsar provocando que el hígado ya no tenga un funcionamiento adecuado, lo que, a largo plazo, puede provocar cirrosis.

¡No beba en exceso!
Desgraciadamente, los primeros pasos de estas afecciones son asintomáticos, por lo que normalmente se pensará que se está bien hasta que aparece un ligero dolor en la parte derecha a la altura de la cintura, y para poder determinar el daño es necesario una biopsia.

Hay otros órganos del cuerpo que resultan afectados por el abuso del alcohol como los riñones, por ejemplo, pues como explica el Cirujano Oncólogo, al no poder filtrar adecuadamente las toxinas en el hígado, los riñones reciben todas las sustancias tóxicas, lo que provoca que los bazos sanguíneos de sus paredes pierdan elasticidad y la capacidad de contraerse.

Tratamientos
Respecto al cáncer de hígado su mejor tratamiento es la prevención: la vacunación sistemática frente al virus de la hepatitis B y la moderación en el consumo de alcohol evitan el riesgo derivado de las enfermedades hepáticas que producen. Además, en las personas con riesgo especial, los tumores pueden detectarse cuando son pequeños y no dan síntomas si uno acude a las revisiones periódicas que le prescriba el médico, y que deben incluir análisis y ecografía.

Una vez aparecido el tumor, el pronóstico y el tratamiento dependen de la extensión del mismo y de la función hepática.

En tumores mayores pero limitados, se puede hacer un tratamiento mediante quimioembolización arterial, que consiste en obstruir el bazo que lleva la sangre al tumor para producirle un infarto y dejar en el interior un fármaco antitumoral. A veces la radioterapia puede ser eficaz como tratamiento paliativo. Cuando la enfermedad es extensa o ha invadido los bazos, no hay tratamiento eficaz.

Donald vive momentos terriblemente dolorosos a causa de ese tumor en el hígado que está amenazando con quitarle la vida.

Está en espera de realizarse el tratamiento de quimioembolización y luego una cirugía para alargar sus años de vida.

Hoy se siente deprimido, porque él y su familia son de escasos recursos económicos, necesitan ayuda para poder llevar a cabo la cirugía, el doctor López, donará su trabajo, pero hacen falta dos catéteres y un quirófano acondicionado para esos procedimientos.

Para cualquier ayuda o información puede llamar al doctor Sergio López, Cirujano Oncólogo al 8808 9991 o comunicarse al Programa de Tv Salud Misión y Visión al 22794426.