•  |
  •  |

Hay quienes le tienen respeto al limón por ser una fruta con un sabor altamente ácido para ser consumido como si tal fuese una naranja en miniatura, pero sí es apetecible para saciar la sed, cuando su jugo es diluido con agua, un piquete de azúcar y unos cubos de hielo.

El limón casi siempre está de temporada y se encuentra en prácticamente todo el mundo, en diversos tamaños con tonalidades verde o amarillo. Esta fruta entre sus principales propiedades tiene la vitamina C y actúa en más de 150 enfermedades, fortalece el sistema inmunológico, problemas de inflamación, garganta, sarampión, nervios, falta de apetito, ayuda a una mejor absorción del hierro, hace mejor la digestión, ayuda en problemas de parásitos, hemorragias, etc.

Su tamaño en miniatura no dice mucho, pero su poder medicinal habla por sí solo, tanto el jugo como sus cáscaras tienen fuertes poderes vitamínicos y pueden agregarse en la preparación de alimentos de carnes, pollo, cerdo y en  postres.

Dentro de la estética el limón ayuda al control de la caspa y caída del cabello, tiene poder blanqueador en caso de tener manchas en la piel, ayuda mucho en las limpiezas de los pies sobre todo si se sufre de mal olor producto del sudor así como también en las axilas. Es recomendable consultar a su dermatólogo más cercano antes de hacer uso de este cítrico para evitar alergias e irritación de piel.

Créditos
Alex Lacayo, de la Clínica Salud y Belleza. Teléfono: 87684263