•  |
  •  |

La autoestima es la actitud en cada persona de aceptarse y valorarse a sí mismo sin tomar en cuenta, necesariamente, lo que las otras personas comentan o quieren que haga. Al hablar de autoestima no se debe ir a los extremos, es decir: ser anárquico o exageradamente complaciente. Es como tomar conciencia del lugar que ocupa como ser humano en la naturaleza, la familia y la sociedad. Es por eso que, una persona que no interactúa con esos elementos vitales para la convivencia, generalmente llega a la depresión y la baja autoestima y debe buscar ayuda o ayudarse a sí mismo.
El cambio está dentro de usted
El primer elemento de la autoestima es el sujeto, es decir la persona misma. No es tan importante lo que tiene o posee, la cultura o la raza. Debe echarse un vistazo a sí mismo y valorar la naturaleza y maravilla de su cuerpo, tanto por dentro y por fuera. Somos el ser más elaborado de la naturaleza y como tal tenemos un alto potencial consciente e inconsciente de éxito y eficiencia. Incluso, las deficiencias o disfunciones físicas se transpolan en nuevas aptitudes y cualidades que le hacen sobresalir. Como todo ser, hay ciclos de vida que le hacen pasar por diferentes experiencias que debe vencer y no quedar fijado en cualquiera de ellos. Se pasa de bebés a niños, de niños a adolescentes, de adolescentes a jóvenes, de jóvenes a adultos y de adultos a adultos mayores. No superar esas experiencias es sinónimo de baja autoestima y trae sus consecuencias.
Lo que vulnera a la autoestima son las experiencias negativas y los traumas, sobre todo los de la niñez, entre ellos los abusos sexuales, la violencia familiar verbal o física, la carencia de uno o ambos padres, la pobreza extrema y sus nocivas consecuencias como falta de vivienda, alimento, hacinamiento e inseguridad; el desarraigo y la falta de formación de valores y de educación o capacitación laboral. Toda persona está potencialmente expuesta a estos fenómenos en el devenir de la vida y por tanto es candidato a crisis de autoestima. Aun teniendo recursos económicos para la vida, se tienen muchos vacíos que conducen a la misma baja autoestima. Pero lo sabio del asunto está en superar esas vicisitudes y acrisolar en nuestro cuerpo y mente la lucha para superarse y  no hacer repetir la historia entre los que nos rodean: pareja, hijos, vecinos, empleados o compañeros de labores.
Supere sus defectos
Cuando esas experiencias negativas se introducen en la conciencia y no se ha luchado por sacarlas de una manera dura, pero exitosa se cae en defectos fuertes y serios de personalidad que consolidan los diferentes grados de desadaptación social como el mal carácter, el negativismo, los aditivos sicológicos como manías o adicciones; delincuencia, neurosis, servilismo, religiosismo o fanatismos; la desconfianza, la infidelidad y la transgresión a las leyes y principios generales de convivencia familiar y social. Los grupos sociales señalan a esas personas atípicas y ellas bajan su autoestima y se acostumbran a ello.
Existen diferentes recursos para dar el salto de una autoestima deprimida a una autoestima creciente y exitosa. Lo primero es darse cuenta de que la solución no está fuera de la persona sino, precisamente en ella misma. Sinceramente debe autoevaluarse, así llegará a la convicción que su persona tiene un valor incalculable y que para todo tiene una solución gradual, parcial y al final total.
Solo tiene que practicar ser valiente y dar pasos poco a poco hasta superar las deficiencias. Todo mundo está acostumbrado a verle y valorarle como hasta ahora ha sido, pero cuando tome la decisión del cambio, se deberán acostumbrar a sus nuevas actitudes ¡Y ahí comienza el éxito!
Tiene muchos recursos
Si hasta ahora no se ha dado a respetar,  es momento de proyectar y exigir respeto; si hasta ahora su presencia física ha sido descuidada, es hora de cambiar su imagen; si no ha sido productivo, ahora empiece a generar ingresos y a ser autosuficiente; sí se ha puesto al nivel de su detractor, ahora tome distancia y use recursos diferentes. Muchas veces hay que cambiar de vecindario, pareja, trabajo, compañeros o amigos. Redescubra sus capacidades y aptitudes hacia un enfoque creativo y emprendedor, y así será revalorado y la autoestima se elevará vertiginosamente.
Para enfrentar este proceso debe buscar todo tipo de apoyos como la reflexión, meditación, oración, consejería; profesionales expertos y sobre todo, el sentido común. Si los otros no cambian, cambie usted y notará la diferencia. No viva los problemas ajenos, ni los que aparentemente, le atañen, mucho menos los que no le deben importar nada. Otro elemento sanador es el perdón, el olvido y así el tiempo se encargará de dejar todo eso en el pasado inactivo. Para elevar la autoestima como recurso de buen vivir y no de orgullo, ni de sometimiento de otros, debe imponerse metas gradualmente con término de tiempo y recursos, no en el aire. La tarea no es al principio fácil, pero después solo es escalar grados de superación con alegría y mucho éxito.

TOME NOTA
La Clínica de Terapias Naturales y Spa, anuncia sus cursos para 2012. 1. Medicina Natural y Acupuntura, un año y 2. Acupuntura Avanzada, reforzamiento para acupuntores, 36 horas. Inician 14 de enero. Infórmese: T. 2251 4456 y 8654 5677 E-Mail:terapiasnaturales.fp@gmail.com