•  |
  •  |

¿El tamaño importa?, ¿realmente puede excitarnos sexualmente comer algún alimento?, ¿necesitan los hombres más sexo que las mujeres? Estos son algunos de los mitos que rodean al mayor de los placeres, ¿qué tienen de ciertos? ¿Son leyendas o solo habladurías? En esta ocasión José Benítez, director médico de Boston Medical Group, analiza los principales mitos del sexo instaurados en nuestras mentes.

Necesidades sexuales

La necesidad de tener relaciones sexuales se entiende por el deseo, la motivación para esa relación… y tanto hombres como mujeres se ven afectados por los mismos factores. El estrés, la falta de sueño, las condiciones médicas de la persona y el envejecimiento son iguales para todos.

Asunto de edad. El deseo sexual disminuye con el tiempo; esto depende de las hormonas masculinas o femeninas. Tengamos en cuenta que en ambos hay hormonas encargadas de estimular ese deseo; estas hormonas con el tiempo van declinando.

Viagra

La pequeña píldora azul tiene una gran importancia porque abrió la era de los medicamentos que fueron creados con ese fin. No es lo único: no te salva de todo, porque existen pacientes que no pueden usarlo (tiene contraindicaciones). Existen muchos más medicamentos y otras formas de tratamiento. Cualquier persona que tenga disfunciones sexuales puede ser tratada.

El tamaño

En tiempos anteriores se hablaba de virilidad según el tamaño del miembro; realmente, eso no es importante, hablemos de estructuras. Es más importante el grosor del miembro que el largo. Si se saben buscar los puntos eróticos y erógenos de la pareja, habrá una buena relación sexual. La circunferencia sería mucho más importante para el roce que la longitud; el tamaño exagerado es traumático, incluso limitante.

Eyaculación precoz

Cuando comenzamos la vida sexual en nuestra juventud, ese deseo y ese nerviosismo hace que haya un gatillazo, que eyacules más rápido sin lograr el orgasmo de la pareja. Eso no significa que exista eyaculación precoz, porque eso afecta tanto a jóvenes como a adultos. En el adulto, la eyaculación precoz puede aparecer cuando nunca lo ha tenido; en los adultos, por encima de los 40 o 50 años, puede aparecer por trastornos prostáticos.

Alimentos

Hablar de alimentos afrodisiacos responde a sensaciones o imágenes que están ocultas en nuestra memoria, es la parte psíquica de todo esto; al igual que los colores, los sabores es una cuestión psíquica. Si te dicen que las ostras estimulan, esto lo tienes grabado en la mente y psíquicamente desencadena un factor a tu beneficio. Estos factores son estimuladores de la memoria visual y el sexo se estimula a través del cerebro.

 

40 Y 50 AÑOS son las edades en que se podría experimentar algún tipo de eyaculación precoz.

 

En las relaciones sexuales el éxito o el fracaso es responsabilidad de las dos partes de la pareja, por particularidad y no por género.