•  |
  •  |

No siempre salen como se esperan: dulces, jugosas y hermosas, pero lo cierto es que estas frutillas, están dotadas de muchas vitaminas, y bajas en calorías.

La mandarina, al igual que la naranja, está envuelta de agua, también forma parte de la  variedad de cítricos que contienen vitamina C, solo que en menos cantidad. Esta fruta contiene menos niveles de azúcar que la naranja.

Su nivel cítrico de vitaminas A, C y E brindan antioxidantes al cuerpo, desatados por los radicales libres, el desgaste físico, entre otros que solo conducen al envejecimiento.

Su estupenda forma la hace apetecible al paladar, que de forma invisible extrae todas las propiedades vitamínicas que ayudan a los músculos tener una mejor relajación a través del potasio, beneficia la visión y apariencia de la piel.

No hay un horario límite para consumirlas, pero reaccionan mejor si son ingeridas por la mañana, acompañadas de algunas fibras o en jugos, pero con poco azúcar, para un mejor aprovechamiento natural.
Créditos

Alex Lacayo, especialista en nutrición deportiva, de la Clínica Salud y Belleza. Teléfono: 87684263