•  |
  •  |

La palabra  “druida” es un vocablo gaélico que hace referencia al conocimiento  y al árbol del roble. De todos modos, los antiguos druidas tenían fama por sus muchas habilidades que se derivaban de su profundo conocimiento de los ciclos de la naturaleza, sabían leer los augurios codificados en los movimientos de los animales, de los pájaros y de los peces, también conocían las propiedades de las plantas.

Los druidas tenían la reputación de poseer capacidad de transformar a las personas en diversos tipos de criaturas, tales como águila, perros, lobos y salmones. También los mismos druidas podían transformarse y cambiar su forma exterior a voluntad.

Se cree que los druidas existieron hasta el siglo V después de Cristo.  La mayor parte de sus rituales y de sus conocimientos eran secretos. Su sabiduría se transmitía  de forma oral, a través de la poesía y de las canciones, en lugar de utilizar la palabra escrita.  Sus creencias y poderes han llegado hasta nosotros a través de otros narradores, en especial gracias a los escritos de los viajeros romanos o griegos y  de los poemas épicos transcritos por los primeros monjes que poblaron Gran Bretaña.

Los druidas practicaron la astronomía, estudiaron las estrellas y sus movimientos. Se creyó durante el renacimiento del interés por los druidas en el siglo XVI y XVII, que fueron ellos quienes construyeron Stonehenge, pero se ha descubierto que esto no fue así, y que las piedras estuvieron ahí mucho antes de que existiesen los druidas. De todos modos, se cree que los druidas utilizaron Stonehenge  para señalar los cambios estacionales. Era tradicional para ellos celebrar importantes festividades estaciones, entre ellos el solsticio de invierno y el de verano, y también los equinoccios de otoño y de primavera.  No solo se dice que los druidas tenían el poder de predecir el tiempo atmosférico.

Abundan las historias sobre su capacidad de conjurar densas nieblas y fuertes nevadas – especialmente útiles para entorpecer las actividades de los misioneros cristianos.   

Su conocimiento de la naturaleza, su habilidad en construir poderosos amuletos y para interpretar los sueños fueron veneradas por los antiguos celtas. Los celtas respetaban mucho sus capacidades adivinatorias del porvenir.  Existen relatos horribles acerca de diversos modos en los que los druidas realizaban estas prácticas adivinatorias.

Cuando los romanos invadieron Gran Bretaña en el siglo I después de Cristo, sus cronistas, explicaron terribles historias sobre estas prácticas. En ellas se contaba que quemaban animales,  e incluso,  hacían sacrificios humanos. Las víctimas eran encerradas en jaulas de mimbre con la forma de una persona.

Estos relatos dieron al César la ocasión para suprimir las prácticas de los druidas.   Los historiadores  modernos ponen en duda la veracidad de estas historias. La antigua Orden de los Druidas renació a finales del siglo XVIII, y tanto en Gran Bretaña como en Norteamérica han surgido hoy en día varias sociedades druidas.

TOME NOTA:
*Notas de consulta de la profesora Magnolia.  Parapsicóloga.  Te ayuda a resolver tus problemas  en el amor, contra envidia, mala suerte, estudio, trabajo y negocios.  Lectura del Tarot y las cartas del trabajo, amplia gama de productos esotéricos de efecto verdadero.  Atiende de lunes a sábado de 9 de la mañana a 5 de la tarde, barrio Santa Ana, de la iglesia Santa Ana, media cuadra hacia abajo, casa # 2010.  Teléfonos: 2266-2262 / 8699-0842, Managua.