•  |
  •  |

Esta semana hablaremos de la “T” de cobre, un método anticonceptivo bastante conocido alrededor del cual existen muchos mitos.  

La doctora Gilma Arias, ginecobstetra, dijo que “dentro de los métodos de planificación intrauterinos se encuentra la clasificación inerte y activos. La “T” de cobre se encuentra entre los inertes debido a que no produce hormonas.

Al referirse específicamente a la “T”, dijo que es un método de planificación a largo plazo, que considera eficaz debido a su alta efectividad y a la poca tasa de fracaso. Asimismo, destaca entre sus ventajas el hecho de que lo puede usar cualquier mujer, y señaló que su función es evitar el embarazo destruyendo los espermatozoides una vez que entran al útero.

En cuanto a su colocación, la doctora explicó que el procedimiento no tiene que ser doloroso aunque sí un poco molesto, ya que “se pone a través del cuello con un insertor”.

La especialista recalcó que la predisposición de la paciente ayuda mucho a la hora de insertarlo, debido a que si la mujer conoce el procedimiento estará más relajada y entenderá que podrá haber un poco de molestia.

“Entre las cosas más importantes a la hora de colocar este Dispositivo Intrauterino se encuentra la imperiosa necesidad de que quien lo esté poniendo tome las medidas de asepsia necesarias para evitar una infección futura en la paciente”, manifestó la doctora Arias.

Ojo, aunque es un método para cualquier mujer, hay un parámetro inviolable para su aplicación, y se trata de la medida del útero. “El procedimiento consiste en que se pone un espéculo para localizar el cuello, se pincha el cuello con un tenáculo y se debe medir la cavidad uterina, desde el fondo hasta la entrada del cuello, sobre todo en la mujeres que no han tenido hijos. Si la medida es de  6 centímetros en adelante se podrá aplicar el DIU, siempre y cuando no exista una infección pélvica inflamatoria”, explicó la ginecobstetra.

 Manifestó que hay muchos mitos alrededor de la “T”, que se manejan por desconocimiento, porque en realidad es un método excelente cuya efectividad desde que se aplica puede ser de hasta 10 años.

“Entre los mitos está que al colocársela la mujer es proclive a contraer una infección y eso no es cierto, porque de aparecer esta, la responsabilidad es de quien la colocó sin tomar medidas de higiene. Otro mito es que es abortiva, lo que es completamente falso, ya que su función es evitar embarazos neutralizando los espermatozoides”, aclaró.

Es normal que cuando se ponga haya sangrado pero no profuso; por otro lado, las mujeres deben saber que sus ciclos menstruales pueden aumentar y podrían presentar dolor y cólicos mínimos que se controlan con analgésicos comunes.

Una de las complicaciones puede ser una perforación uterina que tiene que ver con una técnica de aplicación. Si se usa bien la técnica llamada de retiro no habrá riesgo de complicación, porque hay que colocarla y no empujarla al fondo, pues si se hace esto lo que se hará es perforar la primera capa del útero que es el endometrio.

“Si ya se encarnó o se perforó el endometrio y la “T” avanza hasta la pared del músculo se va metiendo hasta salir al abdomen y hay que operar a la paciente para extraer el DIU.

Generalmente, uno valora y se da cuenta que está “encarnada” por exploración, pero depende de dónde esté y de cuánto haya salido de la cavidad, en el fondo no da molestia, si sale a la vejiga puede haber complicaciones”, afirmó la doctora.

Finalmente, dijo que la frecuencia de chequeo es mínima y que cuando se pone se explica  que si todo está bien se revisa al primer mes, luego a los tres meses y por último anual.

Recuerde enviar consultas o sugerencias de temas a lsevilla@elnuevodiariocom.ni

TOME NOTA La doctora Gilma Arias, especialista en ginecobstetricia, atiende en Centro Médico Universal Bello Horizonte. Teléfono: 2248-4572