•  |
  •  |

Médico Oriental (*)


Hablemos hoy sobre la esteatosis hepática, conocida mejor como hígado graso. Entre las enfermedades más comunes que afectan este órgano, entre ellas la hepatitis y la cirrosis, pero muy poca gente conoce de la existencia de la llamada hígado graso.

Este padecimiento es un problema de salud que puede desencadenar en cirrosis hepática no alcohólica.

¿Qué significa tener hígado graso?

Muchas personas escriben preguntando por la enfermedad del hígado graso, y si puede ser tratada con medicina natural. Quieren saber qué es, si solo afecta a los hombres y cuál es su relación con la cirrosis.

Este artículo puede ayudarles a resolver algunas de sus dudas.

Hígado graso significa literalmente que tu hígado está acumulando grasa (ácidos grasos y triglicéridos) en sus células.

El término médico es esteatosis hepática, y es un problema metabólico común, tanto en los hombres como en las mujeres. Se debe a que tu hígado no puede asimilar (procesar) las grasas correctamente y las acumula.

Si hay un órgano vital para nuestra salud y que esté siendo maltratado por nuestra sociedad “moderna”, ese es, sin duda, el hígado.

Es la glándula de mayor peso del cuerpo. El hígado es un órgano que se encarga de purificar la sangre y realiza algunas de las tareas de la digestión, de secretar cada día bilis que se guarda en la vesícula biliar y que ayuda a digerir las grasas.

Almacena vitaminas, minerales, destruye bacterias y sustancias tóxicas. Su importancia es tal, que se le ha llamado el laboratorio del cuerpo.

Una de sus importantes funciones es eliminar sustancias nocivas de la sangre, transformándolas en inofensivas. Cumple una función desintoxicante y purificadora fundamental.

Cuando el hígado no funciona correctamente, se acumulan sustancias tóxicas que perjudican todos los órganos del cuerpo.

Afecta a adolescentes

Hoy día, con nuestra dieta y nuestro estilo de vida moderno no deja que nadie se escape de esta enfermedad. La acumulación de grasas en el hígado no es una enfermedad exclusiva de los adultos y de quienes consumen alcohol.

Un estudio reciente advierte sobre el aumento del hígado graso no alcohólico entre la población adolescente en Estados Unidos: al menos 1 de cada 10 la padece. En total, se habla de que hay seis millones de niños y adolescentes que padecen esta enfermedad, y en gran parte son hispanos.

Los síntomas de la esteatosis hepática pueden variar de persona a persona, suelen ser dolor en la parte superior derecha del abdomen, malestar general, fatiga crónica y sensación de pesadez, en especial después de las comidas, ictericia (coloración amarillenta en ojos o rostro) en algunas ocasiones. Aunque también es cierto que existen pacientes que no tienen ningún síntoma.

¿Qué causa este problema? Aún no se sabe exactamente, pero hay ciertas condiciones que aumentan el riesgo de desarrollar esta enfermedad, algunas son: colesterol y/o triglicéridos llevados en la sangre, desnutrición, obesidad o pérdida de peso muy rápida; Diabetes tipo 2 (resistencia a la insulina); la cirugía de gastricby-pass para perder peso; exposición a algunos pesticidas y tomar ciertos medicamentos.

Acupuntura equilibra Sistema Digestivo

Si el hígado graso no se trata, incluso puede causar daños permanentes a este órgano. ¿De qué manera? Debido al exceso de grasa el hígado puede inflamarse, endurecerse y las células que lo forman pueden ser reemplazadas por tejido fibroso, como si fuera una cicatriz. A esto se le conoce como cirrosis.

La acupuntura es una de las terapias alternativas más extendidas en el mundo entero, que puede ayudarte a tratar esta enfermedad y prevenir la cirrosis de manera natural y sin efectos adversos. Forma parte de la llamada Medicina Tradicional China y se practica desde hace cinco mil años. Consiste en la inserción de finas agujas en puntos claves del cuerpo, los cuales tienen influencia en los órganos del cuerpo.

No autorrecetarse

La medicina moderna ha encontrado que, mediante la estimulación de ciertos puntos de acupuntura, se logra alterar la química cerebral, lo que provoca la liberación de neurotransmisores que actúan sobre las funciones involuntarias del cuerpo.

Con la acupuntura logramos volver a equilibrar la armonía del Sistema Digestivo, logrando así poco a poco que el hígado vuelva a trabajar normalmente, sintetizando las grasas correctamente.

El evitar tomar los medicamentos y los suplementos que no son necesarios también es clave. Recuerda que hasta una simple aspirina se procesa en el hígado.

 

(*)Tanyari Medicina Oriental.

Centro Comercial Managua, módulos C-58-59

www.tanyari.jimdo.com

info@tanyari.com

Teléfonos: 2267-1903

Móvil: 8624-2847