•  |
  •  |

La exposición “Escenarios” está conformada por un conjunto de 18 óleos / tela, de 38.00 x 38.00 cmts. cada obra, realizadas en el año de 2011. La temática de la serie es la violencia en sus diversas manifestaciones, derivada una parte de las guerras recientes en el mundo árabe y la otra de desastres naturales como inundaciones y desastres humanos: basureros y despales en algunos sitios de Nicaragua.

La particularidad de las imágenes, como el nombre lo indica, está en que se han extraído de las noticias cotidianas de los diarios, cuyas fotos las acompañan, este acontecer registrado tiene carácter efímero; el periódico termina en la basura y su información en el olvido, de ahí la intención de rescatar algo a través del lenguaje plástico personal susceptible de mayor permanencia en la memoria.

Vale aclarar que las figuras humanas son tratadas sin detalles, delineando el contorno de las siluetas con tonos oscuros esparcidos en gamas claras a fin de lograr cierta “espectralidad” que enfatiza la condición anónima de los fotografiados al mismo tiempo que aleja las obras de actitudes tremendistas o patéticas, a fin de mantener el distanciamiento requerido para no perturbar su impacto plástico, un tanto a la manera del Paolo Uccello en su “Batalla de San Romano” o del Brueghel en “La caída de Icaro”, etc. En ese sentido no se ha tenido intención alguna de “hacer llamados” a la reflexión, moralizar, ni mucho menos “concientizar”, sino de “representar”, ya que la “presentación” la han hecho los diarios y este reciclaje se da en el campo de la “representación”.

Aclaro que la muestra no es sólo de pintura, género que, por supuesto, no está muerto, ni nadie lo está matando, para el caso en años recientes los ingleses montaron una expo enorme en el “Council Art” de Londres, denominada “Que viva la pintura” y de todas maneras no estamos para crímenes ni resurrecciones, sino que el montaje es parte fundamental de la misma pues del proceso de producción de un diario se han tomado los términos “columna” y “tiraje”, del primero se llegó a la agrupación en formato vertical terciado de los obras para conformar seis bloques y del segundo se esparcen diarios en el suelo para señalar el destino final de éstos: el tiradero y la intención de la muestra de rescatar hechos relevantes, ¿para qué?, es respuesta que se puede hacer cada quien, pero se observa que el arte cada vez más está tirando hacia lo útil o “propositivo”, aunque no sea un panfleto.