•  |
  •  |

Las mujeres siempre ponen una sobredosis de esfuerzo por lucir un cabello despampanante repleto de brillo, sedosidad y destellos luminosos de colores,  ya sea negro, rojo, champagne o rubio, pues la cabellera es uno de los mayores atractivos de la femineidad ante el ojo de los demás.

Y para que no dejen de reflejar la dicha de tener una cabellera cargada de cuerpo, volumen y luz, te brindamos algunas ideas de cómo aumentar esa dosis de belleza con solo apostar a los mechones o  reflejos, cargados de tonos sobrios como el rubio, dorado y rubio platinado.

Los mechones entran en la moda retro, dado que en los años 50 fue una tendencia que cobró fuerza, se marcó una combinación de tonalidades en el cabello para lucirlo al igual que hoy día. La diferencia de aquellos tiempos respecto a este, es que los mechones suelen llevarse a modo de reflejos como su palabra lo dice, de manera discreta.

La mejor manera de llevar los reflejos es de manera natural, que apenas puedan ser eliminados por el sol, casi como sacados del mismo, con el fin de hacer lucir más delicada la cabellera, pero lo mas importantes es que estos lleven una armonía o contraste delicados en tonos claros u oscuros.

Otra manera espectacular de poder deslumbrar con la cabellera al aire, lejos de una liga es hacer combinaciones de reflejos hasta en diez tonos de diferentes mechas, el cual puede ser un juego entre el color de tu cabello, piel y ojos al tiempo que defina tu personalidad.

Si querés lucir vanguardista con tu cabello, no podes permitir llevarlo grueso o bajo contraste de  tonos fuertes y de manera dispersa, pues estos deben ser aplicados con armonía principalmente en la parte frontal.

Tips
* No olvides que los reflejos brindan cuerpo y textura, principalmente al cabello fino.
* Estos aparte de iluminarte el rostro, según tus rasgos y personalidad pueden hacerte ver más elegante y sexy.
* Ten en cuenta que después de optar por iluminar tu cabellera debes usar tratamientos cargados de proteínas revitalizantes, darle siempre la salubridad que este merece.