•  |
  •  |

“Cristo es el fundamento de la cosmología”. Con esta sentencia Ernesto Cardenal concluye su iluminador ensayo, “Este mundo y otro”, texto nacido de la poderosa visión poética, mística y científica de Cardenal. Ensayos destinados –inevitablemente- a ser una imprescindible contribución para responder las grandes interrogantes que se ha planteado el ser humano contemporáneo sobre el sentido de nuestra existencia, el sentido de la existencia del cosmos, del todo y la nada, de la creación y la evolución, de la relación ciencia (datos duros) y  fe (visión y viajes místicos).

Las respuestas de una docena de científicos, teólogos, místicos, resumidos por Ernesto, más los aportes de su propia y sabia voz, se han condesado en el devenir poético de Cardenal que practica la poesía y la prosa –formas de su pensamiento hecho escritura- como discursos de la creación por amor al que ineludiblemente debemos sumarle la mística, concebida ésta como el transporte para un viaje. Este pequeño gran libro contiene el viaje que realiza Dios por amor hacia él mismo a través del cosmos: la materia, la naturaleza y nosotros los seres inteligentes.

Esto, sencillamente, si me quedo al nivel de un análisis textual, pero si tengo que rendir testimonio de mi experiencia vital como lector… podría decir que la lectura de este bello libro para mí fue como surcar el cosmos en una nave mística, armado con lo mejor del pensamiento científico contemporáneo. Un viaje del que no pude salir sino mejor. Fortalecido en mi fe cristiana, en mi visión de mundo materialista, potenciada mi visión de poeta, relativizada nuestra absurda creencia de que los humanos somos superiores a las piedras –más complejos sí- y sintiéndome seguro que la hora de mi muerte es la de mi resurrección.

Sencillamente, queridas amigas, queridos amigos, nunca ha sido fácil responder a preguntas como las siguientes (y en este libro de ensayos se nos proporcionan respuestas plausibles):
¿Qué posición ocupamos en el universo? ¿Estamos arriba o abajo? ¿Estamos en un universo o en un pluriverso? ¿Los seres humanos somos la consciencia del universo? ¿Estamos solos en este universo o hay otras formas de vida inteligente en el cosmos? ¿Es el cosmos una totalidad? ¿La creación se dio una vez o es un proceso constante? ¿Por qué la creación es imperfecta? ¿Por qué existe el sufrimiento, el dolor y el mal? ¿Por qué se dan enfermedades que matan a gentes buenas o desastres naturales que aniquilan a buenos y malos? ¿Somos productos del sol e hijos de la luz? ¿Estamos en el centro del universo siempre aquí y ahora? ¿Estuvimos en una unidad compacto en el alfa antes del Big Bang y nos volveremos a unir después de la expansión y las diferencias en una concentración y unidad primigenias? ¿Existe materialmente eso que llamamos la realidad cuando ella está hecha de kuantos de dudosa existencia? ¿Por qué el cosmos es producto del amor de Dios? ¿Tenemos un Dios acabado o un dios que constantemente se realiza en la creación incesante del cosmos? ¿Por qué es que somos polvo de estrellas? ¿Por qué nos tiramos pedos y tenemos ano e intestino recto? ¿Qué es la luz en nosotros y en Cristo? ¿Es la misma luz? ¿Qué dijeron y aportaron los griegos a todas las trascendentales preguntas sobre el ser, el bien, la virtud, la pobreza, el dominio de los apetitos, etc? ¿Poseían los filósofos griegos un concepto de un dios creador y una visión mística para su filosofía? ¿Por qué Lao Tzé es profeta de Cristo? ¿Por qué mi resurrección está en mi muerte?


Éstas son apenas unas veinte preguntas a las que Ernesto Cardenal, la poesía, la mística y las ciencias contemporáneas encarnadas en él o a través de él, dan respuestas en este libro. Esta pequeña obra –pequeña en su dimensión  física pero inconmensurable en sus implicaciones cósmicas- responde a más de cien o mil preguntas de este tenor.

El libro está logrado con una clara, precisa y bella prosa poética. Pese a desarrollar temas trascendentales para nuestro ser, la fe cristiana, la mística y el cosmos, la calidad de su escritura manando como un arroyo cristalino, o como la Vía Láctea, va saturando gradualmente niveles de sentido y termina constituyéndose en una obra imprescindible para el ser humano de nuestro tiempo.

Los ensayos contenidos en esta obra, editada por el Centro Nicaragüense de Escritores en Managua (2012), son: Este mundo y otro, Somos polvo de estrellas, En tu luz veremos la luz, Reinterpretación de la filosofía griega, Heráclito luminoso, Lao Tzé, profeta de Cristo.

Ningún lector o lectora que tenga el privilegio de viajar por las páginas de este libro de Ernesto Cardenal, “Este mundo y otro y otros ensayos”, les garantizo volverá de este viaje siendo el mismo o la misma. En mi miserable tiempo existencial, yo regresé mejor que como era antes de la lectura. Tengo menos angustias y más certezas sobre que la plenitud de nuestras vidas también es completada por el dolor.

Gracias Maestro Cardenal por poner en nuestras manos esta trascendental obra. Es suya la palabra y es suyo este público que lo quiere.

Diriamba, 23 de febrero de 2012.