•  |
  •  |

(La fotografía de Celeste González en su libro Rivas de la Cuaresma)

El libro, Rivas de la Cuaresma (Caruna, Managua, 2011) de Celeste González, es un estudio fotográfico realizado en casi cuatro años,  sobre un evento trascendental en la vida de los rivenses y de los pobladores del Pacífico de Nicaragua: la conmemoración de la Semana Santa en el Departamento de Rivas; más la peregrinación de devotos rivenses, granadinos, caraceños y masayas -de dentro y fuera del país-  para adorar al milagroso Jesús del Rescate en Popoyuapa, Rivas.

El título de esta obra, Rivas de la Cuaresma, marca la pertenencia de un departamento de Nicaragua –una zona geográfica con un peso histórico determinante en la constitución de la cultura nicaragüense-, a un espacio y a un tiempo mítico y sagrado. Un Rivas que con sus gentes por fe, tradición y sentido comunitario, acceden a vivir en un ritual donde cultura y  naturaleza, unidas en esponsales de color morado, conmemoran la trascendencia de la Pasión de Jesús de Nazaret.

El libro se organiza en tres capítulos: I. Peregrinos y buscadores de milagros; II Colores de Cuaresma; III. Pasión y Paraíso. De las fotografías de estos tres capitulares como observadores y decodificadores puedo derivar, una estructura estética de lo iconográfico creada por Celeste González, que alcanzo a postular como la epifanía de lo real. Lo real es lo evidente fluyendo siempre manifestado y aparecido. Pero este logro de captar la epifanía de lo real alcanzada por González, para mi le  confiere otra  dignidad, sacralidad y  dimensión estética a un ritual religioso anual, que nunca antes había sido captado con tal sistematicidad  y belleza por la lente, la pantalla y la impresión en papel.

El libro finaliza, o empieza, en un tiempo circular  y mítico marcado por el eterno retorno de la pasión humana y el paraíso divino. Una tensión dialéctica que ha generado nuestros relatos analógicos e iconográficos como este relato sobre una cultura y una naturaleza desplegado magistralmente por Celeste González.

Con la belleza de sus fotos de paisajes únicos del mar de Rivas, de sus volcanes lacustres, de sus aguas densas azules, plúmbeas, de sus gentes laboriosas y creyentes, de sus imágenes sacras, del esplendor de sus frutas, de la elevación del dolor de la pasión a través de las trompas de la música, Celeste parece decirnos, no vayan muy lejos… En Rivas de la Cuaresma, en Nicaragua, en cualquier parte, en este libro de fotos,  hallarán la Pasión y el Paraíso.