•  |
  •  |

Médico Oriental

Comience por aquí el camino a la prevención de una de las causas de invalidez y muerte más frecuentes.

Los Accidentes Cerebrovasculares, ACV, son la segunda causa de muerte a nivel mundial, pero estos pueden prevenirse combatiendo los factores de riesgo y prestando atención al desarrollo de ciertos signos de alarma que posibilitan la consulta precoz. De no ser tratado rápidamente, un ataque cerebral (también conocido como derrame o apoplejía) puede producir serias secuelas.

Aquellos que ya sufrieron un Accidente Cerebrovascular no deben dejar de prestar atención a su salud, porque según un nuevo estudio, el riesgo de que un episodio como este se repita aumenta con el tiempo.

A los 30 días de ocurrido el primer episodio la posibilidad de recurrencia es del 3.1 por ciento, a los 10 años asciende a 39.2. Por eso, los especialistas remarcan que es muy importante lo que se haga “desde el minuto cero”. De eso dependerán su calidad de vida y la posibilidad de que el evento se repita o no.

¿Qué es un ACV?

De hecho, se sabe que una de cada cuatro personas que llega a la sala de Emergencias con un infarto cerebral presentó en los días anteriores signos de alerta. Por eso, pero sobre todo porque por lo general las señales de aviso duran solo unos minutos y luego desaparecen, es importante realizar la consulta rápidamente. Justo al desaparecer estos síntomas que se denominan Ataques Cerebrales Transitorios, ACT, suelen ser desestimados e ignorados por quien los padece, evolucionando, en aproximadamente el 30% de los casos, en un ACV severo.

El Accidente CerebroVascular o ataque cerebral ocurre cuando la circulación sanguínea cerebral falla. Debido a esto las células del cerebro pueden morir por una disminución en el flujo sanguíneo y la consiguiente falta de oxígeno cerebral.

Existen dos tipos de accidentes cerebro vasculares: los causados por un bloqueo del flujo sanguíneo (llamado isquémico) y los causados por sangrado (denominado hemorrágicos, que se generan cuando las venas se rompen.

¡Cuidado con estos síntomas!

Las señales de aviso (o síntomas) son pistas que su cuerpo envía para que se de cuenta de que su cerebro no está recibiendo suficiente sangre. Si usted observa uno o más de los siguientes síntomas de apoplejía o “ataque del cerebro,” ¡no espere, llame a su médico inmediatamente!

Entumecimiento repentino, debilidad o parálisis de la cara, el brazo o la pierna, especialmente en un solo lado del cuerpo.

Confusión repentina y dificultad para hablar.

Problema para ver con uno o ambos ojos.

Dolor de cabeza fuerte, repentino y sin causa conocida.

Al caminar, pérdida del balance o la coordinación.

Otros síntomas de peligro que pueden ocurrir incluye visión doble, adormecimiento, náusea o vómito.

Los factores de riesgo

Sabemos que existe una relación entre el estrés y la posibilidad de desarrollo de un ACV, aunque también debemos tomar en cuenta la hipertensión, el sobrepeso, exceder los límites del perímetro de cintura, el tabaquismo, el sedentarismo, y por supuesto, los antecedentes familiares.

La presión sanguínea elevada es el factor de riesgo más importante. Si su presión sanguínea es alta, usted y su médico necesitan crear una estrategia individual para bajarla al rango normal.

Tratamiento con acupuntura

En casos de derrame, la Medicina Tradicional China, MTC, juega un papel tanto preventivo como terapéutico.

En cuanto a la prevención, la MTC busca eliminar los desequilibrios sistémicos que coadyuvan a que ocurran los derrames. Estos desequilibrios tienen su base en la tensión emocional y física, trabajo excesivo, malos hábitos alimenticios, tales como comer rápido, a deshoras, etc., y una incapacidad general para relajarse. Desde el punto de vista de la MTC estos hábitos debilitan los sistemas del bazo, riñón e hígado con el tiempo, y aumentan las probabilidades de sufrir un derrame y desarrollar otros trastornos de salud.

En relación con la terapéutica, la acupuntura se combina con algunas terapias occidentales, tales como la fisioterapia u otros tipos de terapias de rehabilitación, con el objetivo de restablecer las funciones neurológicas.

Estimulación de puntos específicos

El tratamiento, por lo general, busca resolver las causas subyacentes usando puntos acupunturales específicos para el derrame, y otros puntos para tratar los problemas más localizados. Por “localizados” se entiende trastornos como parálisis y la pérdida de control de las extremidades, parálisis facial, problemas del habla y otros. El tratamiento apropiado incluye el uso de puntos, tanto para los problemas sistémicos como para los localizados.

La acupuntura, terapia china, implica la inserción de agujas muy finas en puntos específicos del cuerpo, situadas a lo largo de líneas invisibles y conocidas como “meridianos”, cada uno de los cuales está vinculado a un sistema de órganos diferentes. Al estimular estos puntos se desbloquea el flujo de energía vital (llamado “Qi”) a través de los meridianos, restaurando la salud al cuerpo.

 

Tanyari Medicina Oriental

BAC - C.C.M. 75 metros

al este. www.tanyari.jimdo.com

facebook.com/Tanyari.Medicina.Oriental

Teléfonos: 2267-1903 /

8624-2847