•  |
  •  |

¿Está su hijo en constante movimiento, habla incesantemente o tiene problemas para concentrarse? Si su respuesta es afirmativa, su hijo podría tener el trastorno de déficit de atención e hiperactividad o TDAH.

De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, a partir de 2007, alrededor del 9.5 por ciento de los niños de cuatro a 17 años de edad en Estados Unidos ha sido diagnosticado alguna vez con TDAH.

El Instituto Nacional de Salud Mental de Estados Unidos indica que la evidencia científica ha demostrado que el TDAH tiene una fuerte base neurobiológica. Agrega que, aunque no se han identificado las causas exactas, la genética posiblemente contribuye fuertemente a la manifestación del trastorno en la población.

El Instituto, además, menciona que la evidencia científica no respalda las opiniones populares de que el TDAH es consecuencia de ver demasiada televisión, un mal control del niño por parte de los padres, factores ambientales y sociales como la pobreza o el caos familiar o de un consumo excesivo de azúcar o de aditivos alimentarios.

De acuerdo con el pediatra reumatólogo panameño, Enrique Ruidíaz, “no hay evidencia científica que confirme que un alimento por sí solo cause TDAH. La base para la nutrición adecuada de un paciente con este trastorno es una alimentación balanceada. Para lograr esto, el individuo debe incluir en su dieta una variedad de todos los grupos alimenticios, incluyendo el azúcar”.

El especialista agrega que “los aditivos alimenticios, entre ellos los colorantes y saborizantes, pueden formar parte de una dieta equilibrada, siempre que hayan sido aprobados por las autoridades de Salud. El exceso de cualquier alimento o bebida no es recomendable, independientemente de su fuente, ya que no hay alimentos buenos o malos, solo dietas mal balanceadas”.

Fuente: Instituto Nacional de Salud Mental de Estados Unidos

http://www.nimh.nih.gov

 

Los niños que tienen TDAH pueden:

Distraerse fácilmente y olvidar las cosas con frecuencia

Cambiar rápidamente de una actividad a otra

Tener problemas para seguir instrucciones

Soñar despiertos/fantasear demasiado

Tener problemas para terminar cosas como la tarea y los quehaceres domésticos

Perder juguetes, libros y útiles escolares con frecuencia

Estar muy inquietos y retorcerse mucho

Hablar sin parar e interrumpir a las personas

Tocar y jugar con todo lo que ven

Ser muy impacientes

Decir comentarios inadecuados

Tener problemas para controlar sus emociones

 

Tratamientos para mejorar el TDAH

1. Medicamentos. Estos pueden ayudar. Los tipos más comunes se llaman estimulantes y ayudan a los niños a concentrarse, aprender y a estar tranquilos. A veces causan efectos secundarios, como problemas de sueño o dolores de estómago. Puede ser necesario que su hijo pruebe algunos medicamentos para ver cuál funciona mejor. Es importante que tanto usted como el médico observen de cerca a su hijo mientras toma la medicina.

2. Terapia. Hay distintas clases de terapia. La terapia conductual puede ayudar a enseñar a los niños a controlar su comportamiento para que puedan desempeñarse mejor en la escuela y en su casa.

3. Combinación de terapia y medicamentos. Muchos niños mejoran con medicamentos y terapia.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus