•  |
  •  |

Quizás muchas veces han leído sobre quiropraxia, y seguramente con el mismo enfoque para los adultos, pero el mundo de la medicina es tan amplio que siempre hay cosas nuevas que aprender, esta vez hablaremos sobre esta técnica para los niños.

Tanto los pequeños como los adultos a diario experimentan estrés -- ya sea en el hogar o la escuela-- causado por el sistema nervioso, sobre el que hace efecto la quiropraxia cuando el especialista trabaja sobre el cuerpo y los puntos energéticos o chacras actúan en sinergia.

La quiropraxia no tiene límites de edad para hacerla valer, tampoco importa si el niño tiene días o meses de nacido, esta siempre trabajará igual, considerando que la energía es la que guía al quiropráctico, dice el doctor Andrew Sliwinski.

La energía es pareja para todos los humanos, solo que no cualquiera logra desarrollarla igual, pues cada persona es diferente, una característica exquisita que también tienen los pequeños del hogar, enfatizó Sliwinski.

¿Qué es la quiropraxia?

La quiropraxia es una técnica que se viene usando desde hace miles de años en la vida de muchos seres humanos que necesitan ser diagnosticados y controlar su sistema nervioso para equilibrar su vida y curarse de algunas dolencias de salud, especificó.

La quiropraxia en los niños también se enfoca en la columna, esta sirve para restaurar el equilibrio biomecánico y espinal que sin duda envuelve y sostiene todo el esqueleto, sistema neurológico y vascular de sus frágiles cuerpecitos.

El uso de esta alternativa de salud elimina tensiones que a diario un niño o recién nacido puede adquirir, ya sea al momento del parto, a través de la madre o del entorno, advirtió el quiropráctico.

El estrés en los niños es invisible para los padres

Los padres suelen creer que solo un adulto está en condición de estresarse, invisibilizando así los estados emocionales de los hijos. Si bien es cierto los niños no se estresan mentalmente, sí lo hacen física y emocionalmente, sobre todo cuando perciben problemas en el hogar.

Es posible que muchas veces no se pueda percibir el problema, pero el padre siempre debe estar alerta a todos los cambios que el niño genere, pues al igual que un adulto está expuesto a los cambios de humor y energéticos.

La quiropraxia actúa sobre los niños que lloran mucho, porque seguramente algo está trastocando su columna y, por ende, sus nervios. Los pequeños cambian de humor notoriamente, pues ellos vinieron al mundo a través de un parto complicado, una familia disfuncional, pero sobre todo de una madre atrapada por el estrés, explicó el experto.

Para quienes no saben, la extracción de un bebé del cuerpo de la mamá de manera forzada sin que haya cumplido su tiempo de gestación o bien cuando el doctor hala la cabeza al momento del nacimiento, son formas seguras para desarrollar un estrés a mediano o corto plazo.

El hecho de que un niño esté muy susceptible a enfermarse es una clara señal de que hay estrés.

Cómo se trabaja la quiropraxia en los niños

Según Sliwinski, una de las técnicas importantes para trabajar la quiropraxia sobre los niños es que la madre o el padre tengan una conexión directa con el hijo cuando se acuda a trabajar el cuerpo y mente de los niños, mediante la manipulación de las manos y energía que emana de los cuerpos, pues ambos deben cambiar y mejorar el estrés al mismo tiempo.

Con el uso de los dedos se revisa suavemente la columna, cabeza, caderas, piernas, brazos del bebé, con algo de tacto, nada más por la fragilidad de su cuerpecito. El tocar y tensionar con los dedos o las manos al niño varían según la edad en comparación a un adulto.

La presión de los dedos permite que el doctor localice los puntos de estrés, también cómo están girando sus niveles energéticos. La quiropraxia, como su nombre lo dice, es manipulación con las manos o dedos, sea leve o fuerte, bajo técnicas de presión.

En qué ayuda

En los pequeños estas técnicas de manipulación ayudan a conciliar mejor el sueño, controlar la hiperactividad, los problemas de cólicos, vómitos, entre otros. La intención de la quiropraxia en los niños es asegurar un mejor desarrollo que significa fortalecer su intelecto, forma física, postura, equilibrar energías, pero sobre todo su sistema nervioso.

El cuerpo de los niños es muy inteligente y es por eso que los padres no pueden dejar de un lado las buenas prácticas saludables que sirven para un mejor estado de salud. La quiropraxia es una opción muy natural que se trabaja únicamente con la energía corporal que emana el cuerpo y que data de muchos años, ofreciendo resultados extraordinarios en grandes y chicos a nivel mundial.

 

Créditos

La bebé Clara Matilde Buss es paciente de quiropraxia.

Doctor Andrew Sliwinski, especialista en quiropraxia de la Cooperativa Tininiska. Teléfono: 22787835

Foto: Sayali Baca/END