•  |
  •  |

El primer contacto que los seres humanos solemos tener con otro es a través de la mirada y según cómo reaccionen así será nuestro acercamiento.

No hay duda que los ojos son una ventana al alma, antes de maravillarnos por el físico o la estética de una persona, debemos siempre buscar su mirada, pues es la que nos dirá si es sincera o miente, al igual si está feliz, triste, saludable o enferma, tal como lo hace el iris diagnóstico, mejor conocido como iridiología.

Miguel Cuadra, doctor en Medicina Oriental y experto en iridiología, afirma que los ojos no solo son una gran puerta al alma, sino que también un mapa del cuerpo humano, pero específicamente de su iris, se pueden observar cambios de estructuras en el organismo.

Este es un método que se utiliza en la medicina complementaria o natural para analizar el estado de salud de una persona mediante los colores, marcas y signos a través del iris, la pupila y escleróticas de los ojos, refirió Cuadra.

“El iris del ojo permite el diagnóstico de los estados físicos, emocionales, mentales que una persona pueda tener”, dijo el doctor. También ese pequeño órgano del cuerpo es capaz de escudriñar el historial clínico de un paciente y descubrir posibles tendencias en el futuro, agregó.

Para quienes no tienen claro qué es el iris, podemos decirle que es la parte de color que envuelve al ojo humano y que caracteriza de forma impresionante el rostro o mirada de una persona, explicó el experto, asegurando que también le denominan membrana coloreada.

Bases fundamentales para el diagnóstico

La observación e interpretación del iris son las bases fundamentales para diagnosticar a profundidad al paciente, quien acude a manos del especialista para saber cómo anda su estado de salud, tanto físico como emocional y mental.

Observar detenidamente el ojo, cada molécula, línea, mancha o alguna decoloración que se pueden observar en el iris, permite interpretar esos cambios estructurales internos, que a diario tiene el ser humano ya sea por un descuido de salud o bien por los cambios regenerativos, explicó Cuadra. “Sin lugar a dudas que la observación lleva a la interpretación de cada uno de los reflejos que exalta el iris”, añadió.

Cómo funciona

El iris es un mapa actualizado que refleja cada sistema que compone al cuerpo humano, es decir, si una persona se fractura un determinado hueso, el iris es capaz de reflejarlo a lo inmediato, detalló.

Según el especialista en medicina oriental el hecho que el iris refleje todo a lo inmediato tiene una explicación lógica, es debido a que el humano tiene un origen embriológico común con el sistema nervioso, el cual permite llevar todo a la superficie mediante los sentidos.

Órganos como el riñón, estómago, hígado y corazón pueden observarse o verse reflejadas a través de una iridiología, así mismo el desequilibrio que alteran los tejidos al tiempo que permite la prevención de daños estructurales de los órganos a futuro, enfatizó el especialista.

“Es importante aclarar que la iridología no realiza diagnósticos de enfermedades alopáticas específicas, sino que entrega información relacionada con la tendencia evolutiva de los diferentes tejidos del organismo”, por ejemplo un embarazo no se puede diagnosticar, dado que esto forma parte funcional y natural del cuerpo de una mujer, señaló Miguel Cuadra.

¿Cómo actúa sobre las personas?

El iris diagnóstico es indoloro y no invasivo, basta que el paciente esté tranquilo y fije bien su mirada para permitir que el experto utilice el método de observación, afirmó Cuadra.

Es posible que muchos tengan temor, porque estamos hablando de la vista, donde se ubica uno de los órganos externos más delicados del cuerpo humano, pero en realidad estos no requieren ser manipulados, solo observados al tiempo que el paciente se relaje con tranquilidad y confianza para hacer más fácil el diagnóstico.

Niños, jóvenes y adultos pueden ser diagnosticados por el iris para tener certeza cómo está funcionando el organismo, el estado emocional, mental y físico, y así dar una respuesta óptima a simple vista cuando entrelazamos miradas con nuestro entorno.

El origen de la iridiología

Los orígenes de la iridiologia se remontan al antiguo Egipto, siendo utilizado también por Hipócrates y sus seguidores en el siglo IV antes de Cristo, pero actualmente con los avances tecnológicos su método de observación es más ágil y garantizado, por eso más médicos en el mundo se están especializando en el estudio del iris.

Técnicas

El paciente debe sentarse directamente frente al paciente, asegurándose de que la cabeza de este se encuentre en una posición recta y no inclinada hacia atrás.

Nunca debe estar la cabeza de lado de lo contrario el diagnóstico puede ser incorrecto.

Si el iris está en una posición tan recta como sea posible, se podrá llevar a cabo una comparación que concuerde con su diagrama. Es importante recordar que el iris debe leerse igual que se lee el reloj desde la una hacia las doce, pero se debe tener justamente de frente.

Otra técnica para leer un área en especial puede pedírsele al paciente que mire directamente su mentón.

Después de las posición correcta, el experto lo primero que hace es observar el iris sin la lupa y sin la luz para determinar la reacción del paciente hacia el examinador, aquí es donde se estudia la dimensión de las pupilas, el color del iris y de la esclerótica y las marcas de los tejidos circundantes.

Luego se dirige la luz al ojo de modo que la luz no incida directamente sobre la retina a través de la pupila, para evitar la contracción y la tensión nerviosa en el paciente.

 

Créditos: Miguel Cuadra, doctor en Medicina Oriental, de la Cooperativa Tininiska. Teléfono: 22787835.