•  |
  •  |

Si nos preguntamos cuántas personas usan lente en el mundo, es posible que nuestra respuesta sea interminable, pues estos objetos se han vuelto tan indispensables en la vida de las personas que también evoluciona su uso y forma de llevar, al tiempo que el ser humano lo demanda.

No siempre resulta cómodo llevar los lentes puesto, o peor aún portalos en algo para que no se nos confundan, rayen o quiebren, pero tampoco se puede perdonar el hecho de olvidarlos, dado que para muchos son nuestro instrumento de trabajo así como los que cuidan el sentido de la vista.

Con la evolución de la medicina, investigaciones y demás, ahora los pacientes que año con año cambiaban sus lentes por el uso excesivos de estos, pueden optar a lucir estéticamente mejor, con mejor visión y comodidad, con la novedad en el mundo de la oftalmología, los implantes de lentes de contacto intraocular.

¿Por qué novedad?

Los implantes de lentes de contacto intraocular han llegado para corregir los problemas refractivos o lentes de manera permanente en personas con miopías, cataratas, astigmatismo, entre otros, desplazando por completo el uso de lentes de cualquier medida así como los llamados “fondos de botella” (de gran medida), aseguró el doctor Alfonso Briceño, oftalmólogo y especialista en segmento anterior, del Hospital Central Managua.

El implante consiste en una incisión de dos milímetros sobre la cornea del ojo para introducir un lente intraocular entre el iris o parte de color del ojo y el cristalino, (lo que permite al ser humano detectar objetos a diferentes distancia, sea cerca o largo), una técnica poco invasiva al ojo del ser humano, explicó el médico.

Según el oftalmólogo, el lente que se utiliza en el implante no se cambia nunca una vez que se ponga, a menos que le cambie la vista. Normalmente los problemas refractivos en la mayoría de los pacientes se estabilizan entre los 18-20 años, lo que significa que las medidas del ojo no van a cambiar, agregó.

¿Quiénes pueden optar a un implante?

Pacientes entre los 18 a 50 años de edad que tenga problemas de miopía, pero que posean un ojo sano libre de impurezas infecciosas de lo contrario los resultados no serían los esperados.

Los pacientes con problemas refractivos que pasado los 20 años la vista le cambie, puede ser un candidato si sus ojos han sido previamente estudiados y analizados, bajo todos el rigor que ameritan los ojos, dado que estos son el órgano del cuerpo humano más delicado y la intención del implante intraocular es de por vida enfatizó.

Quienes aplican a una mejor estética y comodidad deben tener claro que este lente que se introduce dentro de su ojo además de que estarán de por vida en el mismo, no afectan el sueño del paciente, enfatizó el especialista, quien agregó que al estar este dentro del ojo apenas lo sentirá, porque estará mojado con los propios líquidos que lubrican el ojo, considerando que su introducción está entre el iris y cristalino, no por encima como los lentes de contactos descartables.

El material del que están hechos estos lentes que ahora han venido a revolucionar la vista de las personas, de por vida, son inertes al ojo humano como el polimetilacrilato y silicona principalmente, mismo que no son rechazados por el ojo, debido a la incompatibilidad, sostuvó el galeno.

Correcciones clásicas para los problemas refractivos en la vista

Hay muchas formas de corregir los problemas refractivos, la forma más antigua y que tiene más de 100 años, es el uso de los espejuelos, que a la fecha sieguen siendo una buena opción para la población que requiere de un par de lentes y no quiere algo permanente por alguna razón.

Los lentes de contactos son otra buena opción, que existen aproximadamente desde hace 50 años y se ponen sobre el ojo detalló Briceño. Estos lentes a diferencia de los implantes, intraocularmente no se pueden dejar mientras se duerme pues pueden provocar irritación, ulceras, infecciones etc.

Inicialmente los implantes se usaron en personas con cataratas, pacientes con opacidad en una parte del ojo o en cristalino, la cual en la mayoría de los caso se da por vejez y diabetes.

Nicaragua cuenta con una precio especial de introducción de estos lentes, lo que significa que hay accesibilidad, pero todo el paciente que requiere de un implante necesita una evaluación previa.

El experto afirma que el costo de estos oscila entre los 1,800 y 2,500 dólares en otros países, en Nicaragua estos tendrán un precio de introducción de 150 dólares.

Créditos

Doctor Alfonso Briceño, oftalmólogo y especialista en segmento anterior del Hospital Central Managua.