•  |
  •  |

Parece que mantener actualizado el estado en Facebook no es suficiente para los estudiantes de las diferentes universidades, quienes aclaman más plataformas para ejercer la libertad de expresión y compartir sus sentimientos… y para muestra ¡los baños, sí, los baños!… ese templo al que ya no llegás solo a hacer del “1” o del “2”, sino que también podés aprovechar el tiempo para “deleitarte” con algo de poesía, anotar números de teléfonos y conocer amigos o pareja, y hasta ruborizarte con las obras de arte obscenas que pintan los futuros profesionales del país, quienes encontraron en las paredes de los sanitarios, espacios aliados.

¿Qué cómo lo sabemos? En BUENA ONDA nos fuimos a realizar un recorrido encubierto a algunas universidades, y con todo y camarógrafo nos metimos a los baños de mujeres y varones para fotografiar las evidencias, donde a simple vista observamos que los chavalos y chavalas urgen de espacios para manifestarse.

A pesar que más de un CPF nos vio raro y casi nos sacan a patadas, ¡Misión cumplida!.

Desahogos amorosos, pensamientos, comentarios anónimos, son solo parte del valor agregado con el que te encontrás. Eso en términos generales, pero las puertas y paredes además son víctimas de guerra entre algunas chicas que ocupan los marcadores y correctores como ametralladoras para disparar a quienes se meten con sus parejas o las de sus amigas, esta demás mencionar los adjetivos que utilizan como pólvora.

Y los chavalos tampoco están libres de pecado, en sus “Pipi Rooms” se encuentra una completa agenda telefónica de anónimos que con ciertos dibujitos y frases vulgares solicitan de broma en broma, un momento de pasión con personas de su mismo sexo.

Y ahora la interrogante es ¿por qué lo hacen? ¿Qué valor tiene para algunos universitarios rayar sus sanitarios? A veces da risa darse una leidita por esos lados, pero hay que ser mas cuidadosos y menos ofensivos, no les digo que paren de rayar porque ya hasta las autoridades saben que no pueden hacer nada, pero en buen plan, muchos opinan que hacerlo es falta de cultura, esas rayitas debimos dejarlas en secundaria.

Ojo, en honor a la justicia, en la UAM costó encontrar un puntito de marcador en algún rincón de los baños, a excepción de la frase “El futuro no existe”, de alguna pesimista que no resistió las ganas de expresarlo… aún me pregunto, qué incide para marcar la diferencia.