•  |
  •  |

Los intestinos al igual que la mente, cuerpo y espíritu pueden ser relajados a través de múltiples ejercicios como los que proporciona el Dahn Yoga. Estos órganos tienen fuertes conexiones con los nervios que intervienen en el cerebro.

Cuando se habla de yoga muy pocos hablan de relajar los intestinos, pues hay quienes tienen aún la idea errónea de que esta solo actúa a nivel de ejercicios físicos, haciendo a un lado la extensión poderosísima que tiene la mente para curar cualquier parte interna del cuerpo con técnicas específicas como las del desprendimiento del fuego en los intestinos.

La comunicación entre los intestinos y el cerebro es amplia, ya que el 90% de los nervios que giran sobre nuestra cabeza están asociados a los intestinos de manera directa a través de los sistemas nerviosos autonómicos, encargados de recibir la información de las vísceras y del medio interno, expresó Rebecca Wheatson, Instructora de Educación del Cerebro.

¿Cómo actúa el poder de los ejercicios sobre los intestinos?

Si nuestros intestinos están relajados esto afectará el estado de estrés que invade el cerebro en el momento, aseguró Wheatson, quien agregó que los ejercicios siempre actúan con poder sobre ciertas zonas si uno desea tener mejor salud y paz a niveles internos corporal y mentalmente.

Según la instructora el Dahn Yoga, es la puerta para dejar actuar el cuerpo a nivel interno de forma positiva bajo un estado de equilibrio total cuando se aplican técnicas específicas de energía de fuego abajo y agua arriba, como las que suelen usar los coreanos “su-seang-hwa-gong”.

Cuando el cuerpo humano está en equilibrio, la energía de agua circula hacia la columna mientras la energía de fuego circula abajo, hacia el abdomen, enfatizó la experta. Si se repite esta circulación energética es posible lograr que el cuerpo mantenga siempre un equilibrio comunicacional entre el cerebro y los intestinos, agregó.

El desprendimiento de la energía de fuego

Actualmente, la mayoría de las personas está viviendo con mucho estrés, lo que da como resultado un cerebro lleno de energía de fuego y unos intestinos fríos y rígidos. “Lo ideal es mantener la cabeza fresca y fuego en la panza”, dado que la temperatura caliente facilita y agiliza el proceso de circulación, tanto de los intestinos como el de los riñones y el corazón, dijo la educadora del cerebro.

Los riñones generan energía de agua y el corazón genera energía de fuego, ambas energías conforman el centro de fuego, lo que es igual al “Dahn-Jon”, refirió la especialista.

El “Dahn-Jon es el encargado de desprender el calor a los riñones con el fin de mover la energía de agua para arriba, un proceso que permite que el cerebro se mantenga sereno y fresco al tiempo que la energía o fuego del corazón baje para ser usada en los intestinos de forma flexible en su proceso vital, complementó.

Cuando las personas entran en este estado del desprendimiento energético pueden sentir más claridad en la mente, más positivismo, más relajación, pero sobre todo una imaginación mejorada, advirtió.

Técnica del desprendimiento del fuego en los intestinos

La técnica del desprendimiento del fuego intestinal o ejercicios intestinales como también se le conoce, consiste en un sencillo movimiento de expandir y apretar los intestinos gradualmente de adentro hacia afuera, detalló la instructora.

Los movimientos se hacen con los propios intestinos y ejercicios abdominales. Para que esta técnica tenga mayor efectividad es importante repetirlo entre 5 o 10 minutos unas 20, 50, 100, 200 hasta 1,000, veces, pues está comprobado que según la velocidad es un tiempo prudente para desatar el desprendimiento energético del fuego.

El punto de enfoque de este ejercicio sería 2 pulgadas debajo de tu ombligo y 2 a 3 pulgadas hacia adentro justo enfrente de la columna.

La posición del cuerpo puede variar, pero la más recomendable es hacerlo con los pies separados y las rodillas dobladas

Si te gusta acostarte, se puede invertir la pelvis y las caderas para arriba, con la espalda relajada; el ejercicio aquí consiste en mover únicamente los intestinos de adentro hacia afuera.

Hay que entender que las zonas por encima y debajo del ombligo son un centro de energía muy importante, dado que desde ahí la energía se acumula y se expande al resto de cualquier otra zona interna del cuerpo equilibradamente, sostuvo.

¿Cuándo la energía no se desprende?

Cuando no se mueve la energía de la zona central del ser humano a través de los diferentes ejercicios es posible que esa misma energía acumulada pueda convertirse en mucha agua, aire, lo que hará casi efectivo que los intestinos se sientan sudorosos y contraídos al punto de provocar mucho dolor, problemas de digestión, estreñimiento, sensibilidad, circulación, entre otros.

No es un ejercicio de respiración

La respiración que se suele utilizar en los ejercicios de desprendimientos de energía en los intestinos son completamente naturales; sin embargo, es importante aclarar que no es un ejercicio de respiración aunque, si bien es cierto, la presión del movimiento afecta los pulmones, pero está más enfocado en los de movimientos intestinales que parte de lo interno a la par de las energías o chacras.

Desprender las energías es cosa fácil

Las técnicas que parten del Dahn Yoga son fáciles para cualquier persona que desea aprender, no es necesario tener experiencia con yoga para comenzar a desprender las energías corporales, basta únicamente disposición y ganas de sanar el cuerpo de algunas dolencias en los intestinos, resaltó la guía en Dahn yoga.

Los movimientos son sencillos y cada persona puede progresar hasta el punto adecuado que según crea conveniente, pues uno debe medir qué tanto tiempo necesita su problema, lo más indicado es hacer los ejercicios a la par de un experto al menos 3 meses.

Niños, jóvenes y adultos pueden practicar los ejercicios intestinales a un nivel u otro, definió Rebecca Wheatson. Si una mujer está embarazada es recomendable que los haga con un ritmo tranquilo y lento.

Los niños conocen naturalmente el ritmo de inhalar usando la barriga porque cuando nacen así respiran, un factor importante a tomar en cuenta para sumar a los hijos, nietos o sobrinos a desprender el fuego en los intestinos, mismo que no solo cura una dolencia, sino que brinda calidad de vida, tanto para el cuerpo como para la mente, puntualizó.

Para mantener el cuerpo saludable es necesario comenzar estos ejercicios como un hábito nuevo, que sirven para usarse toda una vida, refirió con su vasta experiencia la Instructora de Educación del Cerebro, quien además completó que la prácticas de estos ejercicios 1 a 2 veces por semana antes de dormir hace la diferencia.