• |
  • |

Correr 100 metros en menos de 10 segundos o nadar a un ritmo de récord mundial al estilo de Michael Phelps, parecen hazañas imposibles para muchas personas, pero la dedicación que nos demostraron los atletas profesionales en los Juegos Olímpicos de este año representa el mejor ejemplo a seguir para quienes necesitan aumentar su actividad física diaria.

De acuerdo con Mauricio Eraso, médico colombiano especialista en Medicina del Deporte y director del Centro de Medicina Complementaria Vida Activa de la Fundación Santa Fe, de Bogotá, ”cualquier persona se puede organizar y realizar ejercicio. Para combatir el sedentarismo hay múltiples alternativas, entre ellas la práctica constante de algunos deportes olímpicos como la natación, atletismo y ciclismo, los cuales influyen en la prevención de enfermedades cardiovasculares”.

El especialista señala que en el marco de las celebraciones de los Juegos Olímpicos de Londres, la revista The Lancet publicó, en julio de 2012, una serie de artículos sobre la magnitud de los problemas causados por la inactividad física. De acuerdo con uno de los estudios científicos, el 31% de la población mundial no está cumpliendo con las recomendaciones mínimas de actividad física.

Según el doctor Eraso, ”es fundamental que todos entiendan que realizar ejercicio o practicar un deporte son opciones para aumentar los niveles de actividad física o combatir la inactividad. Esto contribuye a prevenir y disminuir el riesgo de múltiples enfermedades y permite alcanzar un estilo de vida activo y saludable”.

Antes de iniciar un nuevo programa de ejercicio, toda persona debe tomar en cuenta los siguientes factores:

Los antecedentes de salud y factores de riesgo. Si es el caso, es importante recurrir al médico antes de iniciar un plan de ejercicio.

La planificación con el apoyo de un especialista que prescriba el ejercicio de acuerdo a las características, necesidades y perfil de salud de cada individuo.

Cuando se practica ejercicio vigoroso o un deporte, la supervisión por parte de un profesional de la salud, de la educación física o del deporte que se encargue del seguimiento y control del entrenamiento brinda seguridad para la salud y resulta útil para cumplir con los objetivos planteados.

Es importante disfrutar la actividad física, el ejercicio o el deporte que se elija para facilitar el compromiso, la motivación y el cumplimiento de metas realistas.

El doctor Eraso agrega que el entrenamiento ideal para mejorar y mantener una adecuada condición física e impactar positivamente la salud debe cumplir con tres objetivos:

Estimular el sistema cardiorespiratorio.

Reforzar los músculos.

Proporcionar flexibilidad muscular y el mantener los arcos de movimiento de las articulaciones.

Además añade que “la alimentación también tiene un papel importante en la práctica del ejercicio, sobre todo cuando está relacionada con el entrenamiento deportivo o cuando existen condiciones médicas que constituyen factores de riesgo para el practicante, como es el caso de la diabetes o la obesidad. Las personas deben comprender que la clave de una adecuada alimentación es el equilibrio. No hay alimentos buenos o malos, solo dietas mal balanceadas. Además, todo plan de alimentación debe adecuarse a las características individuales como sexo, edad, condición de salud y nivel de ejercicio practicado”, explica el doctor Eraso.