•  |
  •  |

Al escuchar la palabra ángel indudablemente lo primero que se nos viene a la mente es un ser hermoso con alas, aureola e inconmensurable bondad. Aquellos seres que nos brindan seguridad, protección, y por qué no, amor.

Desde hace siglos los ángeles han ocupado un lugar muy importante dentro de la religión sin importar cual sea.

La doctrina católica sostiene que no solo los creyentes, también los infieles tienen desde el día de su nacimiento un Ángel de la Guarda.

También es creencia de los santos padres, que no solo los individuos en particular tienen su Ángel de la Guarda, sino también cada nación, cada ciudad e iglesia tiene el suyo. Dicho ser divino nos asiste en tres cuestiones principales.

Como guías: son la voz de nuestra conciencia que intenta pasar entre el ruido de nuestro pensamiento para que podamos utilizar mejor nuestra capacidad de decidir. Iluminan nuestro camino, solo debemos aprender a ver sus señales, traen hacia nuestra conciencia los mensajes de nuestra alma que nos colman de buenos sentimientos y pensamientos. Nos ayudan a recibir y comprender los mensajes divinos.

Como protectores: Nos protegen de todo lo que no sea útil para nuestro aprendizaje como individuos. Nos previenen de los peligros y tratan de disipar la ignorancia y el miedo de nuestro ser.

Como colaboradores: Ayudan a potenciar nuestros talentos, interceden para que podamos recibir la asistencia de todo el reino angélico, nos ayudan a abandonar lo que no nos permite avanzar en el camino; conducen hacia personas que podrían sernos útiles y guían para que podamos asistir a nuestros hermanos. Intentan facilitarnos todo lo que sea posible para aprender.

Mitos y realidades

Los niños son los únicos que tienen Ángel de la Guarda. Esto queda más que claro en la definición que dimos al principio de este capítulo, ya que todo ser humano incluso los infieles tienen a su lado un Ángel de la Guarda que los asiste.

Los ángeles prefieren comunicarse con los niños. Antes que nada, debemos comprender que los niños son almas puras que ningún pecado han cometido. Al momento de nacer, los niños no pierden por completo el contacto con el mundo espiritual, por el contrario, lo mantienen durante tres o siete años dependiendo de la inteligencia y la aceptación del pequeño.

Una vez que se cumplen estos años, el niño pierde por completo ese contacto; es por ello que los ángeles se manifiestan por lo regular con los niños.

Los ángeles se manifiestan únicamente cuando las personas están en peligro. Definitivamente no. Los ángeles se manifiestan en lapsos de nuestra vida por medio de personas que nos auxilian en cualquier situación peligrosa que estemos pasando; por ejemplo, un accidente de cualquier naturaleza, entre otras cosas.

Lo que sucede es que los seres humanos en ese momento tan crucial de su vida se vuelven tan vulnerables que despiertan todo tipo de sensibilidad al grado de permitir mirar a aquellos seres extraordinarios, vigías de nuestra vida.

 

* Textos de estudio de la profesora PENELOPE. (Código 95703, Profesional School, Miami Florida). Parapsicóloga especialista en la interpretación del tarot y las cartas de los ángeles. Terapias alternativas para tu control mental y mejorar tu calidad de vida. Consejería en tus problemas laborales, de negocios y sentimentales. Atiende de lunes a sábado de 9 de la mañana a 5 de la tarde, previa cita. Teléfonos: 2255-3586 / 8938-0153, Managua