•  |
  •  |

La clave para mantener un buen control de la diabetes mellitus tipo 2 (DM2) y prevenir su aparición, es adoptar un estilo de vida saludable, por medio de la práctica regular de actividad física y una alimentación balanceada, según destaca el doctor Álvaro Rico, endocrinólogo y presidente de la Federación Diabetológica Colombiana.

La DM2 es una enfermedad crónica no transmisible que se caracteriza por un nivel elevado de azúcar en la sangre debido a la combinación de dos situaciones: una resistencia a la acción de la hormona encargada de facilitar el ingreso del azúcar a las células (insulina) y una disminución en la producción de esta hormona.

De acuerdo con el doctor Rico, la DM2 se produce por los hábitos de vida inadecuados (poca actividad física y alimentación desbalanceada) en una persona con predisposición (genética, herencia) a padecerla. Agrega que las personas que están en mayor riesgo son las que tienen familiares diabéticos, son sedentarias y tienen sobrepeso u obesidad.

Actividad física ayuda a controlar la DM2

La actividad física regular como caminar y andar en bicicleta, reduce el riesgo de muerte prematura en personas con diabetes. Así lo demostró un estudio científico del Instituto Alemán de Nutrición Humana Potsdam-Rehbruckeen publicado en la edición en línea de agosto de la revista Archives of Internal Medicine.

De acuerdo con la investigación, los diabéticos que realizan actividad física mejoran en forma importante el control de la enfermedad y con ello disminuyen considerablemente la probabilidad de sufrir complicaciones. El estudio, en el cual participaron 5 mil 859 diabéticos, señaló que se disminuye en un 40% la probabilidad de muerte en general y en un 50% la probabilidad de muerte por causas cardiovasculares.

“Está comprobado que la actividad física disminuye la glicemia, la resistencia a la insulina, la presión arterial, el colesterol malo, los triglicéridos, el peso y la grasa corporal. Además, aumenta la sensibilidad a la insulina, la masa magra, el colesterol bueno, la formación de nuevos capilares, la sensación de bienestar y la calidad de vida”, señala el doctor Rico.

El experto agrega que una dieta balanceada, que incluye todos los grupos de alimentos, cuidando siempre el tamaño de las porciones de las comidas, ayudará a mantener un nivel normal de glucosa. Esto significa comer diferentes alimentos, entre ellos, verduras, granos integrales, frutas, lácteos sin grasa y carnes magras (sin grasa). Además, el diabético debe hidratarse adecuadamente, puede beber agua, gaseosas dietéticas e infusiones como café y té, sin adición de azúcar.

¿Qué tipo de ejercicio es más recomendable?

Cualquier actividad física aportará beneficios para la salud y se puede realizar en casa o en el trabajo. Camine mientras habla por teléfono, juegue con los niños, saque a pasear al perro, levántese para cambiar el canal de televisión en vez de usar el control remoto, trabaje en el jardín, limpie la casa, lave el auto.

También se recomienda realizar ejercicios aeróbicos: camine rápidamente, haga excursiones a pie, suba las escaleras, nade o tome una clase de ejercicios aeróbicos acuáticos, baile, juegue fútbol, béisbol u otro deporte.

¿Cuánto ejercicio físico es necesario realizar?

Un diabético debe realizar al menos 30 minutos de actividad física de intensidad moderada, 5 veces a la semana o 30 minutos de actividad física vigorosa, 3 veces a la semana, combinando ejercicio aeróbico con fortalecimiento muscular.

¿Se debe evitar algún tipo de ejercicio físico?

En aquellas personas que actualmente son sedentarias y quieren iniciarse en la práctica de actividad física, de inicio, deberían evitar aquellos ejercicios de elevada intensidad. En estos casos, será mejor realizar actividades de menor intensidad como caminar y pedalear suavemente en bicicleta.

Si no ha hecho ningún ejercicio últimamente, consulte al médico primero.