•  |
  •  |

Creado en 1998 por la factoría australiana Les Milles, esta “gimnasia dulce” hará trabajar todo tu cuerpo, ya que combina tonificación muscular, estiramientos, equilibrios, corrección postural y relajación en una misma sesión. Body Balance aúna lo mejor de las disciplinas orientales y occidentales en una sola clase para conseguir un trabajo físico y mental muy completo.

El Body Balance se presenta como una alternativa para todos aquellos que quieren entrenar de forma suave, para quienes buscan una actividad cuerpo-mente efectiva o para quienes sienten curiosidad por las disciplinas orientales. También es un complemento perfecto para otros deportes y actividades físicas, ya que supone un gran trabajo de tonificación muscular y corrección postural.

Las clases de Body Balance son toda una experiencia para los alumnos, ya que resultan impactantes estéticamente y los movimientos se realizan de manera coreografiada al ritmo de una música especialmente seleccionada para cada track o parte de la sesión.

No hace falta que hayas practicado antes yoga o tai chi para entrar en una clase de Body Balance, todo el mundo puede hacerlas, incluso personas mayores y embarazadas. Los ejercicios están pensados para ser seguros y efectivos, y siempre se ofrecen tanto opciones sencillas como avanzadas. Al realizarse la misma coreografía durante tres meses, los alumnos pueden ir mejorando su técnica y avanzando en dificultad.

Una clase de Body Balance

Los instructores de Body Balance necesitan una certificación previa para poder impartir este programa de ejercicios.

Piensa que además de mantener tu cuerpo en forma, las clases te servirán para relajarte, ya que los profesores colocan velas, incienso, esencias, luz tenue...

Cada clase consta de diez tracks dedicados a trabajar cada parte del cuerpo:

Calentamientos de tai chi: la clase comienza con un calentamiento suave que combina respiraciones y movimientos de esta disciplina oriental.

Saludos al Sol: se trata de otro calentamiento articular y muscular más intenso siguiendo esta secuencia de estiramientos y posturas de yoga.

Trabajo de piernas: basado en el yoga, esta serie tonifica y estira las piernas con posturas estáticas y ejercicios dinámicos: pose del triángulo, del guerrero, pose intensa, etcétera.

Equilibrios: este track combina posiciones del yoga y la danza para trabajar el equilibrio, el control corporal y la corrección postural.

Aperturas de caderas: movimientos y posturas de yoga para estirar y trabajar las caderas, las ingles y los hombros.

Abdominales de Pilates: en este track se trabaja la musculatura abdominal combinando la respiración y los ejercicios propios de este método.

Trabajo de espalda: esta serie refuerza y trabaja los músculos de la espalda, isquiotibiales y glúteos a través del yoga, Pilates y método Feldenkrais.

Torsiones: movimientos de gran extensión tomados del yoga y el tai chi para potenciar la movilidad de la columna y estimular los órganos internos.

Trabajo de isquiotibiales: posturas de yoga y otras técnicas para estirar la espalda y los músculos posteriores de las piernas, acortados por la actividad diaria.

Relajación y meditación: con una música muy suave y a través de la respiración y la meditación, el instructor ayuda a los alumnos a relajar cuerpo y mente. Uno de los momentos más esperados de la clase.

 

 

Webconsultas.com