•  |
  •  |

De entrada vaya por delante que el triángulo está vinculado con el número tres, y por tanto, con toda su magia, vibración y simbolismo.

Las figuras geométricas, de las que hay cientos, son complejas de interpretar, ya que para hacerlo no solo debemos situarnos en su esencia visual, sino también ampliar los conceptos para darnos cuenta de las múltiples interpretaciones que se dan de ellas en las diferentes religiones.

En el caso del triángulo, como su nombre indica, tiene tres ángulos o formas de manifestación y, por supuesto, tres lados o formas de naturaleza, estamos ante uno de los arquetipos esenciales por lo que se refiere a los conceptos de cuerpo, mente, alma o espíritu.

Para los mayas el triángulo representaba el poder del Sol, el germen del maíz, y por lo tanto, la fecundidad y la vida. Cuando el triángulo tenía la punta hacia arriba, significaba el fuego y la naturaleza masculina, mientras que cuando se manifestaba con la punta abajo, hacía alusión al símbolo del agua, y en este caso, a la mujer o representación femenina.

En general, el triángulo equilátero, es aquel que tiene sus tres lados idénticos, representa la armonía universal, la proporción y el equilibrio que debe existir entre el cuerpo o lo físico, la mente o las ideas, y el espíritu y el alma.

El triángulo rectángulo está vinculado a dos grados de perfección que son los que forman su ángulo recto. El inferior es la perfección en el camino de lo material, en las hazañas y acciones de lo físico.

El lado vertical representará la perfección de los conceptos en los conceptos y las ideas. Este equilibrio entre las dos partes se mantiene siempre gracias al tercer lado del triángulo, que es el que se nos presenta en diagonal.

Dado que el triángulo rectángulo se asocia con el elemento agua, nos habla del equilibrio entre la acción y emoción, y nos dice o representa la necesidad que todo ser humano tiene que saber equilibrar sus ideas con sus pensamientos.

Cuando el triángulo es escaleno nos habla de la dispersión, pero también de la fluidez de la ideas, de la búsqueda de nuevas metas logros, y hace referencia a la necesidad de la búsqueda interior.

La línea

Es curioso que algo tan simple como puede ser una simple raya en el suelo, en una piedra o en la entrada de un templo, pueda tener tantos significados y tan profundos.

De entrada, valga decir, que la línea por sí misma no es sino una sucesión de puntos o si se prefiere, el camino de la divinidad y la acción que ella comporta.

La línea marca la constancia, la fuerza y el empeño por seguir adelante, sin interrupciones, salvo se trate de una sucesión de líneas horizontales pero discontinúas.

Cuando la línea es vertical y ascendente, y ha sido trazada de abajo hacia arriba, nos está indicando la fuerza y el empuje de la razón sobre el espíritu.

Marca una actitud positiva y una búsqueda de la divinidad, del poder del cielo y lo extrasensorial. Cuando la línea es descendente representa la pasión, lo carnal, el erotismo y la sexualidad.

La línea horizontal, de un trazo claro y definido nos indicará sin deseamos tomar el camino del materialismo y la practicidad (cuando está trazada de izquierda a derecha), o si pretendemos escoger la ruta de la ensoñación y la imaginación, en cuyo caso el trazo debe ser de derecha a izquierda.

En África, la línea representa el trazo de la vida y la pista que nos habla de la existencia y el tránsito de las tribus.

 

Tome nota

Notas de consulta de la profesora MAGNOLIA.  Parapsicóloga. Te ayuda a resolver tus problemas en el amor, contra envidia, mala suerte, estudio, trabajo y negocios.  Lectura del tarot, y las cartas del trabajo; amplia gama de productos esotéricos de efecto verdadero.  Atiende de lunes a sábado de 8:30 de la mañana a 6 de la tarde, previa concertación de cita.  Barrio Santa Ana, de la iglesia de Santa Ana, media cuadra abajo, casa #2010.  Teléfonos: 2266-2262 / 8699-0842, Managua.