• |
  • |

Sentarse alrededor de una mesa es un buen momento para disfrutar del calor familiar, sobre todo en estas fiestas. Sin embargo, la gastronomía navideña es una tentación para todos, por esto no debemos olvidar lo importante que es mantener nuestra salud y responsabilidad con nosotros mismos a la hora de escoger lo que vamos a ingerir.

Los platillos navideños están cargados de calorías, pero los extremos no son saludables y la moderación debe existir a la hora de tomar decisiones.

En las fiestas es necesario saber qué podemos comer, sin excedernos ni hacer “parrandas de comida” por mucho tiempo.

Recomiendo para el propio 24 y el 31 de diciembre mantener una alimentación normal y sana durante los días previos y el mismo día, ingerir algo pequeño antes de la reunión familiar, para no llegar hambriento(a): una ensalada de frutas, una repocheta a la plancha, rollitos de jamón con 1 paquete de galletas de soda, así podrá controlar las bocas y escoger las mejores opciones.

Es importante tener y consumir bocadillos sanos, a expensas de frutas, vegetales y proteínas, y evitar los ricos en grasa saturada como jamones grasosos, patés, dips, frituras, etc. Sugiero: cocteles de mariscos, trocitos de pollo o de res en bocas, minibrochetas de jamones y quesos magros, palitos de vegetales como apio, zanahoria, ramitos de brócoli con yogurt natural y queso parmesano, hongos salteados o marinados, brochetas de frutas con chocolate, antipastos de vegetales, bolitas de mozarella con tomates pequeños y albahaca en aceite de oliva y vinagre balsámico, atún o cangrejo con apio, cebolla y mayonesa baja en grasa.

A la hora de escoger la comida priorice la proteína, pavo, cerdo o gallina, escoja lo más magro y use poca salsa. Sírvase una o dos harinas entre arroz, papas y pan, evite combinar las tres, ½ taza de relleno (equivalente a 2 cucharadas de servir o cuatro soperas) y abundantes vegetales y ensaladas. Ingiera agua o bebidas bajas en calorías y no exceda el consumo de licor ni lo acompañe con bebidas dulces. Evite el postre o consuma una pequeña porción del mismo.

El 25 de diciembre y 1 de enero son días donde se reciclan los sobrantes del día anterior. Tenga en cuenta que puede hacer unos taquitos o quesadillas con las carnes sobrantes, o usarlas para preparar una rica ensalada, una sopa con vegetales o un sándwich con bastantes vegetales o relleno.

Si opta por no vigilar ni priorizar la calidad y cantidad de lo que va a comer. Anímese a hacer las cosas mejor el próximo año, recuerde que nuestra salud, bienestar y energía dependen de los alimentos que ingerimos. Coloque dentro de su lista de prioridades y propósitos para el 2013, querer tener un estilo de vida más saludable. ¡Feliz Navidad y un 2013 lleno de cosas buenas!

Para dudas y sugerencias, puede escribir a la siguiente dirección: paula@vidasananicaragua.com


Paula Andrea Arce de Chamorro
Médica diabetóloga y nutrióloga
www.vidasananicaragua.com
info@vidasananicaragua.com