•  |
  •  |

Los estudiantes de hoy están definitivamente “transformados”. En realidad, ellos han estado cambiando desde hace varios años, y debemos aceptar lo que esto significa, tanto para los padres de familia como para los educadores.

Dentro del medio ambiente digital, uno en el cual los medios de comunicación son inevitables para todos nosotros, ha surgido una niñez cambiante. No es la niñez que muchos de nosotros experimentamos, pero es el ambiente en que se encuentran nuestros hijos ahora. Y esto representa nuevos desafíos para los padres y educadores.

Los niños permanecen conectados fácil y continuamente. Se conectan con otros a su alrededor y dentro de círculos de interés similar. Esta es una actividad regular para ellos, pues es lo que ellos entienden y pueden usar con facilidad. Y este es el mundo en que todos vivimos, aprendemos, trabajamos. ¿Por qué no deberían los colegios empeñarse por incorporar técnicas de acceso a los medios de comunicación en su currículo?

Para los colegios, los parámetros claves para tratar con el “estudiante cambiante” son estos:

Los profesores deben sentirse primero cómodos con cualquier tecnología o metodología nueva. La capacitación y el entrenamiento profesional debe ser continuo, conforme se consideran o introducen nuevos sistemas.

Pocas veces en la historia han llegado los estudiantes al colegio con más conocimientos que sus maestros con respecto a técnicas importantes. Esta es una nueva experiencia para los docentes en todos los niveles.

A través del aprendizaje digital los alumnos se relacionan con los estudios por medio de actividades que les son familiares. Usar estas herramientas es usar lo que ellos conocen y entienden de forma natural. La destreza digital es un atributo común. ¿Por qué no debe empeñarse la enseñanza en incluirla?

Los colegios deben aceptar la tecnología positivamente, sin temor. Deben enseñarles a los alumnos la forma de navegar a través de la inmensa avalancha de información que está creciendo cada día. Por supuesto existen riesgos, pero el beneficio de ser capaces de hacer esto con responsabilidad le permite al estudiante avanzar con éxito y confianza. Muchas escuelas están ahora integrando las unidades de Ciudadanía Digital en sus currículos.

Los padres dicen con frecuencia sentirse ajenos a la destreza tecnológica general de sus hijos. Puede que sientan que ellos utilizan artefactos o métodos de comunicación que no comprenden.

Algunas ideas importantes que los padres deben tomar en consideración:

Aceptar el mundo de acceso a los medios digitales y de comunicación para sus hijos, aunque estén reacios a hacerlo para ellos mismos. Sin duda deben haber ojos atentos, la actitud general debe ser positiva, conscientes de los muchos beneficios para su futuro.

Los padres deben pedirles a sus hijos que les demuestren la forma en que funciona exactamente un artefacto. Los niños les pueden demostrar los pasos para publicar algo en un blog, para tener acceso a un video en línea, para enviar una foto y cosas por el estilo.

Los padres entonces pueden familiarizarse con la clase de actividades que los estudiantes están haciendo en línea.

Los padres deben sentirse con autoridad total para poner límites cuando sea importante. La hora de compartir los alimentos en familia puede ser el momento de apagar todos los artefactos. Los colegios hacen lo mismo, requiriendo usualmente que los alumnos apaguen sus teléfonos durante clases o durante otras actividades importantes. Esto prepara al estudiante para los requisitos similares de la sociedad que los rodea.

Por último, si un colegio integra la tecnología y el uso de la Internet en sus programas, los padres deben pedirle al colegio les informe sobre los parámetros de uso. Deben pedirle también les ayude a aprender y estar al tanto de lo que deberían saber, sea sobre seguridad para el uso del Internet o para programas y sistemas en particular.

Vemos el gran impacto que las comunicaciones digitales y de red continúan teniendo a diario en nuestras vidas. Los medios de comunicación social son el aspecto más característico del fenómeno de las redes de Internet.

Aunque los colegios deben tener en cuenta el valor de la integración tecnológica para los estudiantes, los padres deben ser partes informadas en estos esfuerzos.

La tradición prevaleciente de sospecha, desconfianza y precaución, ha dado paso a una visión más positiva sobre los beneficios que tiene que los alumnos sean competentes en las conexiones y el uso. Ellos estarán mucho más preparados para su educación superior y su vida profesional. Son ciertamente nuestros estudiantes transformados, y los necesitamos para nuestro futuro.