•  |
  •  |

Recibí varios correos y mensajes de mis lectoras, que me son una guía para ver por dónde vamos a ir dirigiendo esta columna, y me alegra mucho que la misma sea de gran utilidad para muchas, pues la única finalidad es poder brindarles los tips de lo que a mí me ha sido útil.

La semana pasada hablamos un poco de la desintoxicación, como el primer paso para cumplir esa meta de bajar de peso. Les comenté un poco que lo idóneo es comer más proteínas, verduras y reducir los carbohidratos… pero, ¿qué son las proteínas?, ¿qué son los carbohidratos?

Esta semana fui adonde mi nutricionista y decidí profundizar en este tema con ella, para terminar de comprender todo sobre las proteínas y los carbohidratos. A continuación les comento un poco en qué consisten.

Cuando les hablo de proteínas me refiero a las carnes, huevos, legumbres, frutos secos, cereales, productos lácteos (queso/yogurt) y verduras. Dentro de las mismas existen algunas que a mi parecer son mejores que otras en términos de cumplir con la dieta. Por ejemplo, en carnes existen la roja, el pollo y el pescado. No soy partidaria de consumir mucha carne roja, ya que contiene en sí mucha toxina y grasa mala, de la misma forma si nos vamos a la categoría de lácteos, que como todo buen nicaragüense no puede faltar el queso en nuestro desayuno o, en mi caso en particular, en casi ninguno de mis tiempos (soy un ratón para comer queso), ahí también debemos ser bien cuidadosos en seleccionar cuál vamos a consumir. Sé que esos quesitos secos saladitos son divinos, así como también los temblones, pero les sugiero inclinarnos más hacia el quesillo, queso mozarela o bien el queso seco (que no se sienta muy salado) y el mismo lo podemos consumir cocido (pasado en agua caliente).

Dentro de las proteínas mencionadas quiero aprovechar para sugerirles cómo las pueden aplicar o combinar y formar su menú saludable de la semana. Las carnes las podemos utilizar para el almuerzo combinado con legumbres y verduras, decidir sobre un carbohidrato a consumir, y el mismo debe ser medido (una papa mediana cocida, una tacita de arroz, una tortilla, etc.). Ojo, ya que tocamos el tema de medición, es de suma importancia quedar satisfechos, pero no repletos… tenemos que educar a nuestro estómago y controlarlo para ir poco a poco reduciendo nuestras porciones de comida. Los frutos secos o yogurt nos pueden servir para nuestras meriendas. A mí en lo particular me encanta andar siempre una bolsita de almendras en mi cartera, porque me ayuda con la ansiedad y me dejan satisfecha; luego, los huevos y cereales los podemos consumir en el desayuno o la cena.

Las proteínas son el combustible para nuestro organismo, ayudarán a nuestros músculos a desarrollarse cuando ya estemos en nuestra rutina del gimnasio, nos mantendrán con energías y nos permitirán cumplir nuestra meta.

En la siguiente columna les estaré escribiendo un poco sobre los carbohidratos.

 

Seguime en Twitter: @cristianafrix

Facebook fanpage: CRISTIANA FRIXIONE

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus