•  |
  •  |

Como sugerencia de uno de mis seguidores en Twitter, redacto la columna de esta semana. Los invito a que me escriban a mi correo o bien por mi Twitter o Facebook para darme ideas de temas que sean del interés de las lectoras.

En muchas ocasiones por falta de tiempo o quizás por no tener hambre evitamos desayunar con la finalidad de comer menos, y por ende, ayudar con la dieta. Este es un error grave que muchas mujeres cometen diariamente.

A continuación les comento los beneficios que me ha traído este hábito, y que he podido identificar a través de investigación y estudios.

El desayuno es fundamental para acelerar tu metabolismo, ya que ayuda a consumir menos calorías durante el día. De hecho existen diversos estudios que muestran que las personas que desayunan diariamente pesan menos que las que no lo hacen. El desayuno también mejora tu memoria (creo que esto a todas nos encanta). Asimismo desayunar también te ayuda a mantener los niveles de azúcar en la sangre saludables, y te da la energía que requerís para enfrentar tu día a día.

Si sos de las personas que anda en el corre corre de la semana y por falta de tiempo no desayuna te recomiendo que optés por un desayuno rápido.

Escogé un cereal integral y leche descremada y agregale un poco de fresas, este es un desayuno ágil. Asimismo, también podés desayunar un yogurt bajo en grasa que te dará proteína y calcio. Lo podés llevar en tu lonchera y acompañarlo de una fruta o de jugo de naranja.

Si sos de las personas que sí tienen tiempo y quizás no les gusten los desayunos tradicionales, te invito a que te preparés un sándwich de jamón de pavo con pan integral y le agregués todas las legumbres que se te ocurran (lechuga, tomate, pepinillo, etc..) o bien podés optar por unas dos claras de huevo mezcladas con tomate y espinaca o solo con jamón de pavo y una tostada integral.

Yo sé que quizás se pregunten ¿y mi gallo pinto? Como buena nica a mi me encanta el gallo pinto, pero este lo debemos consumir medido en una tacita y lo podríamos incorporar una a dos veces por semana con un queso pasado en agua caliente o bien un trozo de quesillo.

Te invito a que incorporés y le prestés atención y tiempo a tu desayuno. Como podés ver tiene muchos beneficios el desayunar diario; asimismo, hay menú para todos los gustos de las personas. Te recomiendo que desayunés dentro de las dos horas posteriores al momento que te levantás para obtener la energía que necesitás para enfrentar el día.