•  |
  •  |

La fibra es un elemento importante para tener una buena salud. Pero… ¿Qué es? ¿En qué alimentos puedes encontrarla?, ¿Cómo actúa en el organismo? Todo el mundo habla de ella, pero pocos saben en realidad el por qué la fibra es tan importante en la dieta. En este artículo te revelamos algunos de los misterios que la rodean.

En estos últimos años, la fibra ha constituido un tema recurrente y de los más tratados en los medios de comunicación. Tanto es así, que la divulgación de los beneficios que produce sobre la salud, ha dado lugar a la creación de numerosos suplementos dietéticos.

No se digiere

Quizás el “bombardeo” diario llevado a cabo por la publicidad en televisión, radio y otros medios en relación a sus efectos positivos, siempre enfocados en la regularización intestinal, ha camuflado otros beneficios que podemos obtener a través de su consumo.

La fibra, técnicamente es un carbohidrato que el organismo no puede digerir. ¿Es posible esto? Así es. A diferencia de las proteínas, las grasas y otros carbohidratos que el organismo metaboliza y absorbe, la fibra pasa casi intacta por tu estómago y tus intestinos, hasta salir del cuerpo. Esto hace que actúe como una especie de escoba que limpia tu organismo por dentro, lo cual trae beneficios importantes para la salud.

Tipos de fibras

Fibra soluble:

Como su nombre lo indica, se disuelve en el agua y forma una especie de jalea. Este tipo de fibra ayuda a bajar los niveles de colesterol y de glucosa (azúcar) en la sangre, lo cual disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares y es excelente para las personas con diabetes. La puedes encontrar en la avena, las arvejas (chícharos), los frijoles, las manzanas, las zanahorias y las frutas cítricas, entre otros.

Fibra insoluble:

Es aquella que queda casi intacta al pasar por el intestino, incrementa la actividad de este haciendo que elimine más heces. Además, controla el nivel de acidez (pH) en el intestino. Es excelente para aquellas personas que padecen de estreñimiento. Se encuentra en las nueces, cáscara de las frutas, vegetales de hoja verde y otros vegetales como las habichuelas y el trigo integral, entre otros.

Ahora que sabes un poco más, te voy a dar aún más detalles sobre los beneficios específicos de estos dos tipos de fibra. Empecemos:

Efecto protector frente al cáncer de colon, puesto que fija y disuelve determinadas sustancias cancerígenas que pueden estar presentes en el colon. También disminuye el tiempo de tránsito intestinal, de modo que se produce un contacto menor de las sustancias cancerígenas con la pared del intestino, y evita el crecimiento de poblaciones bacterianas que degradan los ácidos biliares en compuestos cancerígenos.

Contribuye en la mejora de la diverticulosis al disminuir la presión intraluminal del colon, evitando la formación sacular a través de la pared intestinal.

Combatir la obesidad al poseer un valor calórico, menor contenida en un volumen mayor de alimento. Además, al requerir más tiempo de masticación y mayor salivación, favorece que aparezca más rápidamente la sensación de saciedad, obteniendo como resultado una ingestión menor de alimentos.

Reduce riesgos de enfermedades

En las colitis ulcerosas produce una mejora en ciertos parámetros clínicos y prolonga el tiempo de remisión, gracias a que la fibra soluble produce un aumento de ácidos grasos.

Controla el colesterol, puesto que limita su absorción intestinal y produce una acción quelante sobre las sales biliares. Por tanto, un consumo adecuado de fibra contribuye a reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Mejora el control de la glucemia, debido a que produce un retraso en el vaciamiento gástrico y gracias a su viscosidad, se absorbe menos glucosa porque resulta menos accesible a la acción de la amilasa pancreática. Igualmente, este efecto, reduce la producción hepática de glucosa. Por consiguiente, un consumo adecuado de fibra puede contribuir en la reducción de los niveles de glucemia en diabéticos, tanto de tipo I como de tipo II.

Efectos secundarios

El consumo de grandes cantidades de fibra en un corto período de tiempo puede producir gases intestinales (flatulencia), distensión y cólicos abdominales, los cuales generalmente desaparecen una vez que las bacterias naturales del aparato digestivo se acostumbran al aumento de la fibra en la dieta. Los problemas con el gas o la diarrea se pueden reducir agregando la fibra en forma gradual a la dieta y no toda de una vez.

Hay que advertir que un exceso de fibra, aumenta la excreción de nitrógeno, con lo que entorpece la digestión y absorción de proteínas. Puede retardar la absorción de la vitamina B12 y de minerales, especialmente del calcio, magnesio, hierro y zinc.

Si consumes muchas fibras porque padeces de problemas intestinales, lo mejor para evitar los efectos secundarios es un tratamiento balanceado con Acupuntura.

Tome nota

(*)Tanyari Medicina Oriental.

Centro Comercial Managua Mod. C58-59

www.tanyari.jimdo.com

info@tanyari.com

2267-1903 / 8624-2847