•  |
  •  |

La pasada celebración del Día del Niño me motivó a dedicar este espacio para dar algunas recomendaciones y “tips” sobre la importancia de la merienda que los niños llevan al colegio.

La lonchera es un tiempo de comida muy importante, debe aportar la cantidad de nutrientes necesaria para que los niños se mantengan con energía, sanos y fuertes. No debe ser el reemplazo del desayuno ni del almuerzo. Debe ser atractiva para que la consuman motivados y es una herramienta para desarrollar hábitos saludables.

La lonchera debe tener cuatro componentes importantes:

Líquido acompañante:

Este de preferencia debe ser agua, también refrescos naturales endulzados con poca cantidad de azúcar, las bebidas ya preparadas, envasadas o en cajitas deben usarse de forma ocasional, sugiero en los días con mayor actividad física, como fuente energética.

Alimentos formadores:

Este grupo está constituido por las proteínas, son importantes para el crecimiento de los niños, se les pueden enviar rollitos de jamón, cuadritos con queso, salchichas partidas, trocitos de pollo o minibrochetas, yogurt, bolitas pequeñas de carne en alguna salsa roja, y huevo. Recordar que las porciones deben ser adecuadas a la edad del niño, y la presentación fácil de consumir.

Alimentos reguladores:

Estos son las frutas y los vegetales, su presencia es necesaria en la merienda escolar, aportan vitaminas y minerales, además ayudan a fortalecer su consumo y gusto por ellas. Se pueden incluir trocitos de frutas solas o mezcladas con yogurt o limón para que no se coloquen oscuras, las ensaladas de frutas son también una buena opción.

Alimentos energéticos:

Aportan energía, todo lo natural es mejor. Idealmente deben ser pequeñas porciones de rosquillas, galletitas sencillas, con poco o sin relleno dulce, palitos de pan tostado, porciones pequeñas de cereal, barras de granola que no sean excesivamente dulces, también algunos podrán llevar gallopinto o frijolitos molidos, pancitos tostados o tortillitas tostadas. Los chips y frituras se pueden usar de forma ocasional.

La combinación de alimentos de distintos grupos es muy útil, por ejemplo mandar quesito rayado, frijoles molidos y unas cuantas galletas o tortillas tostadas para que se preparen nachos, también los sándwichs con jamón y queso, pollo desmenuzado o en pasta, huevo revuelto con lechuga y tomate, enrollados de tortilla de harina con lechuga, jamón y queso. Todos estos tendrán componentes nutritivos y de alta calidad.

Es importante que la lonchera y los utensilios que vienen en ella estén limpios y en buen estado, tengan presentación adecuada, llamativa y cómoda, así la comida se mantendrá intacta.

Haga una lista de opciones junto con sus hijos, tenga en cuenta sus gustos y preferencias, motívelos para que consuman comida saludable y nutritiva recalcando la importancia de esta para su salud.

La lonchera es un tiempo que se debe aprovechar para desarrollar mejores hábitos en los niños. Comience a preparar loncheras más nutritivas.

 

Paula Andrea Arce de Chamorro
Médica diabetóloga
www.vidasananicaragua.com
info@vidasananicaragua.com