•  |
  •  |

Comer en familia contribuye a mejorar el bienestar físico y emocional, creando un espacio donde se aprende a resolver los conflictos, se comparten experiencias y relatos familiares.

Esta tradición se va perdiendo en muchos hogares, según la psicóloga Mónica Berrocal, se debe al acelerado ritmo de la vida, falta de tiempo, el uso de medios electrónicos como la televisión, y se olvidan de la familia, afectando la comunicación y del gran beneficio que significa comer juntos.

Se debe incentivar a las familias para que vuelvan a crear este hábito, que invita a volver hacer de esto una tradición; asimismo, fortalecer y mantenerla viva, según la experta, comer en familia tiene sus bienestares físicos – emocionales.

Brinda muchos beneficios a los niños, permitiendo que se sientan cuidados, protegidos, valorados y asimismo se crea en ellos un sentido de metas y superación.

Comer en familia, para Berrocal tiene muchos beneficios en los diferentes grupos de edades, teniendo mayor influencia y siendo uno de los más importantes, en los niños, pues les ayuda a incrementar el vocabulario, debido que a la hora de la comida se habla de una diversidad de temas muy amplios, muchas veces temas ajenos a ellos, y es ahí donde comienzan a escuchar nuevas palabras, esto les permite ampliar su lenguaje.

Menor situación de riesgo

En los adolecentes este hábito de sentarse a la mesa con la familia, les sirve de ayuda, pues presentan menores conductas riesgosas, delictivas, conductas sexuales peligrosas, aumentando su sociabilidad y su capacidad de compartir.

Revivir esta tradición en cada uno de los hogares tiene sus beneficios, pues mejora la relación de pareja, entre padre e hijos, los niños tienen mayor facilidad para el proceso del aprendizaje, mantienen una mejor conducta y calificaciones; se vuelven más sociables, tienen menos incidencia en adoptar conductas agresivas con el simple hecho de sentarse a comer en familia.

Es muy importante recordar que a la hora de compartir los alimentos reunidos en familia, se tiene que hacer con la actitud donde se respeta la opinión de los demás; los títulos, el poder, la autoridad, se dejan a un lado y se realiza de forma democrática donde todos digan qué hacer, qué comer, que todos definan las reglas y logren precisamente sentirse por igual y compartan la comida en familia, puntualizó la experta.

Comer en familia no precisamente debe realizarse en una mesa grande, lo importante es hacerlo en un momento agradable y se puede hacer en el espacio donde se crea conveniente compartir en familia, puede ser en el suelo, zacate o a la par del fuego.

 

Beneficios de comer en familia

Contribuye al bienestar físico y emocional.

Fortalece los vínculos entre padres e hijos y la relación de pareja.

Desarrolla la comunicación y las relaciones interpersonales.

Mejora el desempeño y facilita el proceso de aprendizaje

Promueve la capacidad para afrontar los problemas.

Refuerza los valores y las tradiciones familiares.