•  |
  •  |

¿Tengo buena o mala postura?

La buena postura implica mantener tu cuerpo alineado. Cuando una persona está de pie, ¿cuál sería una buena postura? Columna recta, hombros afuera, barbilla levantada, pecho fuera, abdomen adentro. Si puedes trazar una línea recta que pase por tu oreja, hombro, cadera, rodilla y tobillo. Perfecto. Hallaste tu postura.

Tener una buena postura se ha convertido prácticamente en el sueño de muchas personas que han sucumbido ante el vicio de “relajarse” demasiado mientras trabajan, sentándose de cualquier manera, o simplemente perdiendo el placer de caminar erguidos casi sin darse cuenta, hasta que empiezan a manifestarse los dolores en los hombros, columna y espalda, característicos de quienes tienen mala postura.

Para corregir este problema existen diversas alternativas y una a las que se recurre más frecuentemente es a la gama numerosa de elementos ortésicos.

Cabe destacar que aunque quizá se toman a la ligera, los llamados correctores de postura existen en varias presentaciones y sus fines son varios, según explicó el doctor Noel López Baca, especialista en ortopedia.

Para ilustrar un poco, dijo que existen correctores que se usan en condiciones muy tempranas en la vida, como en los casos de la luxación congénita de caderas, que se emplean buscando mantener las caderas de los bebés dentro del acetábulo en la pelvis, para que esta se desarrolle normalmente, mediante la apertura de los muslos de estos niños. “Otros corrigen deformidades en el proceso de crecimiento, por ejemplo, en algunas variedades de escoliosis, como el corsé de Milwaukee, que ayuda a la corrección cinética de curvas de 20° a 45°”, señaló el doctor.

Asimismo, se refirió a otros correctores de postura que tienen sus indicaciones en casos de condiciones adquiridas sin que existan deformidades estructuradas del sistema músculo esquelético, en el caso típicamente de cifosis de bajo grado, o sea, las personas con apariencia jorobada.

Estos se han convertido en productos muy demandados por la tendencia a adquirir mala postura, y, según explicó el doctor, “estos correctores actúan principalmente ejerciendo una tracción suave de los hombros y rectificando la columna dorsal”.

Sin embargo, el especialista aclaró que la tendencia de la ortopedia moderna es a usar cada vez menos aparatos ortésicos, porque el tiempo ha probado en algunas ocasiones escasa utilidad de dichos dispositivos, no obstante, reconoce que algunos siguen siendo vigentes y pueden ofrecer beneficios.

En esa búsqueda desesperada que algunas personas pueden vivir por mejorar la postura, el doctor aconseja siempre consultar al respecto, dado que existe mucha oferta con escaso valor real.