• |
  • |

Sarcopenia es un término nuevo, se refiere a la pérdida progresiva de la masa y fuerza muscular causada por el envejecimiento. Esto aumenta el riesgo de caídas y reduce la capacidad e independencia del adulto mayor para realizar sus actividades cotidianas, comprometiendo su calidad de vida.

La pérdida de la masa muscular se evidencia con la disminución del diámetro de las pantorrillas y la disminución de la fuerza, manifestada en la dificultad para levantarse de una silla sin apoyo o la lentitud para caminar.

La incidencia de esta patología se ha incrementado en los últimos años. La pirámide poblacional se ha desplazado y ahora hay mayor número de personas mayores de 70 años. En nuestro cuerpo hay huesos, músculos o masa magra, órganos o vísceras y el agua. A partir de los cuarenta años se disminuye el 8% de la masa muscular y a partir de los 70 años el 15 % de la misma por cada década.

El envejecimiento es una condición inevitable, por esto se deben establecer algunos cambios dirigidos a evitar la incapacidad y la dependencia física para ejecutar actividades cotidianas, asegurándose una mejor calidad de vida.

¿Cómo prevenir?

Establecer un estilo de vida saludable lo antes posible: este incluye una alimentación sana y actividad física no solo de tipo cardiovascular (caminar, bailar, etc.) sino también de resistencia de manera que se mantengan los músculos fuertes y saludables ( pesas livianas, ejercicios tonificantes, yoga, pilates , etc.) Consumir una suficiente cantidad de proteínas en cada tiempo de comida: estas se encuentran en los huevos, los lácteos (que debe ser descremados), el pollo, la carne, el pescado, mariscos y leguminosas.

Se debe hacer énfasis en los desayunos y las cenas, culturalmente es costumbre consumir más carbohidratos y poca proteína, es decir mucho pan simple o dulce, tortilla, gallopinto, plátano, a veces frutas y pocos alimentos proteicos. Por tanto, se deben incluir algunos de los alimentos mencionados previamente en suficiente cantidad, teniendo en cuenta que la proteína animal es de mayor potencia y calidad que la vegetal.

Mantener niveles adecuados de vitamina D: esta se encarga de facilitar la contracción y fuerza muscular, por esto un déficit en su nivel dificulta la movilidad y deteriora la masa magra de nuestro cuerpo. Si es necesario se deben consumir suplementos de esta vitamina, indicados por un médico, con el objetivo de mejorar la función física y la fuerza para hacer algunos movimientos como levantarse de una silla, subir escaleras, caminar rápido y extender la rodilla. Es importante también tomar el sol en horario de 7 AM a 9 AM. Consumir suplementos adecuados: estos son necesarios en algunos casos, fortalecen la masa muscular y la contractilidad de la misma. Son indicados por el médico.

Asegúrese un envejecimiento saludable, prevenga o trate la Sarcopenia, ¡nunca es tarde para establecer cambios!